Wednesday, February 16, 2011

Ultimo Posting (Si, en serio, el ultimo)

El círculo se ha cerrado. Por eso creo que este será mi último posting.
Este blog ha servido para escribir sobre mis deseos de ser padre, el recorrido para la adopción, el convertirme en padre, y, brevemente, servirá para describir como he dejado de serlo.

Desde que a principios de enero el papá biológico tuvo que ver a la jueza, las cosas cambiaron radicalmente y gente que nunca había aparecido de repente reclamaba por sus derechos. Esa fue la primera vez que alguno de nosotros (Ale fue) estuvo en la corte para escuchar – lo único a lo que podíamos aspirar como padres de crianza. Lo hicimos porque la anterior vez se habían dicho cosas horribles de nosotros (que no llegaron a ningún lado porque no tenían fundamento).
Para nuestro desengaño, nos dimos cuenta que aunque la trabajadora social no estaba de acuerdo, la jueza y la abogada de las nenas querían la reunificación con la familia anterior (de la cual las nenas habían sido sacadas de urgencia) y, eventualmente y si fuera posible, con el padre biológico. Hicieron lo imposible para que esto sucediera.
Aludían que esta familia era cercana a la abuela materna quien es quien adoptó a las 4 medio hermanas mayores de las nenas. No importan los detalles porque no importa lo que yo opine ni nada cambiara la decisión. Aparte no dejaría de ser mi visión completamente subjetiva (como buen sujeto que soy). Solo espero que sea lo mejor para ellas.

Aunque algunos guardaban alguna esperanza de que las cosas se revirtieran, yo me convencí de que las chicas se irían, ya sea en febrero (con la familia anterior) o en mayo con su padre. Trate de despojarme de todo tipo ilusión. Sin embargo, cuando la trabajadora social vino a visitar las nenas el viernes de la semana anterior y confirmo que era casi seguro, empecé a caminar con enormes bolsas de arena mojada atadas a mi cuerpo. No me había imaginado que podía afectarme tanto físicamente.

Sé que hemos hecho lo que nadie por ellas. Llegaron a nosotros sin hablar (Jess tenía casi 3 años) y se van sin poder parar de hacerlo. Jess hace rato que va sola al baño y su mejora es increíble. Ni siquiera tenían sus vacunas cuando llegaron a casa.

Sé también que fueron felices y que nos hicieron super felices. Y me hicieron sentir papá, aunque sea por un ratito. Por esto valió la pena.

Por otro lado me siento engañado. Al irse ellas he cerrado la puerta a la paternidad. Entonces son dos duelos.
Estoy totalmente decepcionado del Departamento del Niño y Familias del Condado de Los Ángeles. Siento que me han engañado. Cuando nos ofrecieron las nenas nos ocultaron información, la cual es esencial para cuando uno planea adoptar. Y no pasare por estas mentiras otra vez. No me voy a arriesgar.
No tienen idea la inversión de dinero, tiempo y por sobre todo emocional que hemos hecho. Estamos agotados. Ale y yo tenemos nuestros trabajos full time y mientras criamos a las chicas debimos también llevarlas mil veces a diferentes doctores y hospitales, a psicólogos y terapeutas, aun a fonoaudiólogos. Por sus atrasos en sus desarrollos (y porque jamás habían sido evaluadas), hubo que hacerles tantos estudios, una y otra vez, en diferentes organismos (parece que cada uno debe tener su propio estudio) que no tuvimos descanso. Conseguimos que Jess empiece el jardín y que dos veces a la semana Sami tenga dos maestras en casa. Agréguenle a esto que debíamos llevarlas a las visitas, dos veces a la semana (hubo semanas de tres) con sus familias. Debimos, todos los domingos, ir a visitar al padre biológico por cuatro horas y debimos quedarnos porque él no podía estar solo con ellas.

Y no hay por dónde empezar con lo emocional.

Yo no voy a pasar por lo mismo. Y estoy convencido de que aquello de que “es preferible que estén en la calle a que las críen dos pervertidos” jugó un rol importante en el pensamiento de algunos de ellos.

Mi hermano me dijo hace unos días que cuando uno pierde un amor piensa en no volver a enamorarse nunca más, hasta que vuelve a suceder y todo cambia. Quizás tenga razón. Mi problema es que no soy de desenamorarme. Mis amores son para siempre. Botón de muestra es mi amor por Ale (aaahhhh, no puedo ni cruzar mi mirada con la de él), casi 23 años y para siempre.
Sí, estoy frustrado y triste. Pero me conozco: ahora desconfío. Y porque mi única opción era la adopción, no volveré a arriesgarme.

Soy feliz, he sido feliz, y seguiré siéndolo. Y doy gracias a la vida por haber conocido a estas dos maravillosas personitas. He sobrevivido perdidas más grandes. Tengo la sensación de que no podría sobrevivir la perdida de tan solo una persona.

Hoy las hemos entregado.

Por otro lado,
No extrañare juntar juguetes todo el tiempo,
Ni lavar toneladas de ropa cada semana,
No extrañare dar vuelta cientos de mangas,
Ni protestar y hacerme mala sangre,
No extrañare no dormir hasta tarde,
Ni despertarme todas las noches para ver si están tapadas,
No extrañare los “quiero ya,”
Ni limpiar el piso después de cada comida,
No extrañare limpiar culos,
Ni ver la misma peli “de Anta” cien veces,
No extrañare….una mierda.


Un abrazo. Que tengan un buen día.