Thursday, July 29, 2010

A Dos Meses

Hace dos meses que estos dos mostros llegaron a nuestras vidas y nos las pusieron patas para arriba, tal como tanto queríamos. Y lo repito, pareciera que siempre fue así, que hubiéramos vivido mucho más tiempo juntos porque es como que nos pertenecemos los unos a los otros. Se han pegado de una manera maravillosa a nosotros, y nosotros a ellas.

Cada semana tenemos que llevarlas a que pasen cuatro horas con la familia que las tenía antes. Cada semana tenemos que ir juntos a visitar a su papá biológico. Al final, sin problemas, quieren volver con nosotros a casa. Y eso que este proceso de tantas visitas no ha sido fácil para nadie.

Y en cierto punto nos sentimos un poco frustrados porque creemos que no nos fueron claros con la situación de las nenas en un principio.
Siempre dijimos, inclusive el día que nos llamaron por las chicas, que solo queríamos adoptar y no ser papas de crianza porque no estábamos preparados para criar y después desprendernos. Fuimos muy claros.
Unas cuantas semanas después de que Jessi y Sami se movieron con nosotros, nos dimos cuenta de que el papá era un buen tipo y quería mucho a sus hijas, y que estaba haciendo lo que le había pedido el juez para recuperarlas. Le comente lo que estaba notando a nuestra trabajadora social y me dijo que ella había sentido lo mismo pero que nos serviría de experiencia. Ale y yo nos bajoneamos y realmente no sabíamos que hacer.
Hablamos con nuestra trabajadora social y con la de las nenas y les contamos como nos sentíamos y que estábamos en una situación en la que nunca quisimos estar. Mucho no pudieron decirnos. Sabemos que el papá biológico tiene cita en la corte con el juez que lleva el caso y aquí se puede decidir si él recupera a sus hijas o no. Pero también puede suceder que le den una extensión de 6-10 meses para seguir haciendo lo necesario para recuperarlas.

¿Y nosotros? A tan solo dos meses estamos super pegados. ¡Imagínense en noviembre o en 1 año y medio!

Ahora estamos bastante más tranquilos. El hecho de que tenemos que ir de acá para allá con su familia anterior y el papá y visitas de médicos no ayuda en cuanto a estrés, pero ya tomamos la decisión de esperar hasta noviembre cuando la cita en la corte. Como dice la trabajadora de las chicas, todo puede pasar, para un lado y para el otro.
Nosotros queremos que pase lo mejor para ellas. Si volver con su papá es lo mejor, bienvenido. Pero debemos pensar en nosotros también. Y otra vez, soy tan afortunado de que Ale está conmigo, de que esto lo estamos haciendo juntos…

Por ahora, nos relajamos y las disfrutamos a full. No hay nada más maravilloso que estar distraído y que alguna de las dos me venga a abrazar y besar. No hay nada que me llene más que ver sus caras de felicidad cuando volvemos de trabajar.
Cada noche cuando vuelvo del trabajo – porque Ale llega un poquito más tarde – yo me encargo de bañarlas y de darles de comer. Me fascina hacerlo.
Y antes de ir a acostarme, voy como cien veces a su habitación a cubrirlas y a acariciarlas y a verlas dormir. Tal como me lo había imaginado.

Friday, July 2, 2010

Mis Primeros Momentos por Ale

La teoría es muy linda pero cuando hay que ponerla en practica... que distinto! Se nos había aclarado que cada caso era distinto, eso era algo fácil de imaginar...también sabíamos que no había libro que nos dijera como actuar.
Sigo pensando que una adopción ''normal'' es como estar embarazados. Algo que se desea, algo que se siente, algo que se va gestando, algo que crece, los primeros sonidos, la primera foto, crece más, se mueve, soñas, sigue creciendo, llega el momento...y lloras como un tonto, es no poder creerlo, es como lo soñaste, tiene todos los deditos... y seguís llorando.
Claro no es lo mismo para algunos pero para nosotros si lo era. Sabíamos que de alguna manera esos pasos se irían cumpliendo.
Se nos aclaro que podía haber excepciones, casos distintos. Se nos dijo que tendríamos que esperar por lo menos seis largos meses, así que dije: “Pablo pongamos nuestras energías en otra cosa para que se nos pase el tiempo mas rápido...”
Y sin pensarlo ni esperarlo, a menos de un mes de eso, el teléfono sonó por primera vez a las 3pm, nos dijeron que era una urgencia, dos nenas, hermanas. Teníamos solo 15 minutos para pensar y decidir, claro podíamos decir que no... Pablo me pregunto qué pensaba yo... dije que si, yo le pregunte a Pablo y él me dijo... “prefería una nena y un varón...” pero al mismo tiempo dijo... “pero si estuviésemos embarazados y quisiéramos un varón y viene una nena, no la vamos a querer?”... sonó el teléfono por segunda vez, había que contestar...
A las 6pm volvíamos a casa en el auto 4, cuando habíamos salido 2... La familia había crecido en un abrir y cerrar de ojos.
Las cosas son como son, lo pensé distinto... como un embarazo... viviendo todos los pasos.
Pero el destino nos sorprendió esa tarde, sin lagrimas y sin entender, Samantha con ganas de jugar y Jessica con mucha timidez, no soltaba su muñeca ni levantaba la cabeza para poder verle la carita. Después de firmar unos papeles nos encontramos con ojos de susto y preguntándonos con Pablo que estábamos haciendo... estaba bien así? de esa manera? pero no podíamos hablar, no nos salía la voz...solo nos mirábamos. Después de unos minutos manejando y en silencio me di vuelta y las dos dormían profundamente... el día estaba siendo muy largo para ellas. Ahí nos salió la voz... y ahora qué hacemos?... vamos de compras! no tenemos pañales, ropa, pijamas, leche..... En la tienda a Jessi se le iluminaron sus ojitos celestes cuando vio un par de zapatillas rosas, en ese momento nos regalo su primer sonrisa, con Sammi ya veníamos a las risotadas, se abrazo a un pavo de peluche y nos mostro una vez más sus dientitos todos chuecos y lo oscuro de sus ojos verdes demostrándonos su alegría... empezábamos a conocernos.
En la vida real, como en los cuentos no hay que preguntar que pasara más adelante pero si hay un guion para seguir... no importa quién lo escribe lo importante es seguirlo y ver qué pasa.