Monday, May 31, 2010

Hoy es feriado en los EEUU, pero el zapato, o sea yo, está trabajando. Entonces aprovecho para contarles en general porque no le puedo contestar a cada uno individualmente. Me disculpo pero el tiempo no me da. Gracias por los emails, mensajes en el Facebook, y llamados de todos. Leemos todos y están buenísimos, ya sea por los consejos (que ya estamos poniendo en práctica) como la buena onda y el amor.

Ayer domingo trabaje. Cuando llegue a casa Ale estaba con un ataque de nervios (creo que es stress de postparto, Ja). No es que las chicas sean lieras, para nada. Lo que pasa es que la chiquita, Samantha (es media brujita la guacha), había comido casi nada en dos días y no se tranquilizaba; ni siquiera pueden dormir la siesta. Y algunas otras cositas.

Pero después estuvimos juntos haciendo cosas y salimos a comprar unos abrigos que no tenían y otras cosas que necesitábamos. Así que paseamos y se portaron super bien. Volvimos como a las 8:30 y estaban esperándonos Fátima y David (Uds. ya los conocen por anteriores postings) porque necesitábamos que se conocieran. Fueron los primeros de todos entre amigos y familia. [Bueno, mi vieja, mi hermana, mi hermano y su novia, las vieron por internet. Están todos rechochos. Y al papá y hermano de Ale que no tienen cámara, les llamamos y les pedimos que abrieran el email sin decir nada. Cuando el papá vio las fotos se puso a llorar.]

Entonces comimos los seis juntos en la mesa y todo estuvo más normal por primera vez (las dos comieron bien. Sami por primera vez.). En seguida la más grande, Jessica, se engancho con Fátima y David. Empezamos a bajar las luces y la música y nos sentamos todos juntos en el living para empezar el trámite de ir a dormir. Jessica sin extrañar por primera vez, cayo fundida en los brazos de Fátima. A Samantha, que es mas brava para estos asuntos, la senté sobre mi falda y despacito la recline sobre mi (nunca se había dejado) y le frote el estomago hasta que se durmió.

Durante la noche Sami se despertó 5 veces: solo hay que ir y mirarla por unos minutos (sin tocarla porque esta chinchuda) y se duerme otra vez.

Esta mañana cuando me fui, estaban Sami desparramada arriba de Ale y Jessi al lado, bien pegados los tres tapados con una colchita, comiendo cereal sentados en el sillón. Le acerque un café a Ale, les di un beso a los tres y me fui al trabajo.


Quiero decir que es muy importante para nosotros que continúen teniendo todos los afectos que les hacen bien. Creemos que la familia que las crio hasta ahora es maravillosa y deseamos que continúen teniendo una excelente relación con ellos. No creo que sea difícil. Pero queremos hablar con alguien que nos explique cómo hacer esto de la mejor manera para evitarles a las chicas una perdida cada vez que se despiden.

No sabemos si las podremos adoptar; hay que esperar pero nos dijeron que la probabilidad es grande. Ya nos preguntaron en el blog por el varoncito. No sé nada ahora porque estamos en el limbo. Pero hasta la semana pasada ya habíamos pensado con Ale de que en un par de años nos gustaría darle la oportunidad a un chico mas grande, uno de los “difíciles” de ubicar. Uno como el de mi amigo Ariel. Y quizás sea el varón. Pero please, déjennos disfrutar de esto, carajo!

Ahora una anécdota. Sé que se van a cagar de risa, especialmente las mujeres, y voy a quedar como un zapato. El sábado, o sea el segundo día, le fui a cambiar los pañales a Jessica que todavía no está acostumbrada a usar el baño. La subo a la mesada de la cocina y cuando le saco los pañales se había cagado hasta la mitad de la espalda. Olía como el diablo (creo que le habían dado frijoles) pero bueno, ese no fue el problema. Que impresión me dio limpiarle la cuchufleta (mi vieja usaba ese término, eh)! Sorry, he limpiado culos cagados pero no ahí.

English Version

Today is a holiday in the US, but the fool, me, is working. So I make good use of it and I am going to write to you all because I cannot do it individually to each of you. I apologize but I have no time now. Thanks for all the emails, the Facebook messages, and the calls. We read everything; all of them were great, either for the pieces of advice (that we are putting into use) or for the good vibe and the love.

Yesterday, Sunday, I worked. When I got home, Alex was at the verge of a breakdown (I think it’s post-partum depression, ja). It’s not that the girls behaved badly; not at all. Happens that the younger one, Samantha, had not eaten anything since they got home and was not very quiet; they couldn’t even take a nap. And other little things.

But later, we were together preparing things at home and went out to buy a few sweaters for the girls – didn’t have any – and other things we needed. So we went to a few places and they behave very well. We returned home around 8:30 and Fatima and David (you all know them) were waiting for us because they all had to meet each other. They were the first family or friends meeting the girls.
[Well, my mom and siblings saw them through the Internet. They all were really happy. We call Alex’s father and brother – they don’t have a camera – and without telling them anything we asked them to open their email. Alex’s dad started crying when he saw the pictures.]

Then the six of us had dinner at the table and everything looked “normal” for the first time (both ate very well. First time for Sami). The oldest one, Jessica, felt comfortable right away with Fatima and David. We started turning off some lights and turning down the music to begin the ritual of going to sleep; we all sat in the living room. Jessica for the first time did not think (I think) about her other family and fall asleep, very calmly, in Fatima’s arms. I sat Sami in my lap – going to sleep is an issue with her – and I slowly made her fell over me (she had never left me before); I rubbed her tummy until she fell asleep.

Sami woke up 5 times during the night: we only have to go and look at her for a few minutes (she doesn’t want us to touch her because she is grumpy) and she falls asleep again.

When I left this morning, Sami was sat on Alex’s lap and Jessi besides him, the three of them on the couch covered by a blanket. The girls were eating Cheerios and drinking milk. I gave Alex a cup of coffee, kissed the three, and left.


I want to tell that it’s very important to us to continue the relationship the girls have with those who love them well. We believe that the family that they were with is wonderful and we want to preserve that relationship with them. I don’t believe it’s gonna be difficult. But we want to talk with somebody who can explain how to make that transition easier for the girls and avoid a new loss every time they have to say goodbye.

We don’t know yet if we will be able to adopt them; we have to wait but we were told there’s a big chance. Somebody already asked us in the blog what about a boy; I don’t know anything because we are in a limbo. However, we had been talking last week about adopting an older child – one of those who are difficult to place – in a couple of years. And it may be a boy. But please! Let us enjoy this now!

2 comments:

Graciela said...

jajaja sí que de un día para el otro limpiar la cuchufleta!

Pienso que la familia que se hizo cargo, no debería llorar al despedirse, supongo que al verlas les embarga una gran emoción, pero se imaginan el cuadro: las niñas llorando, la familia llorando, no es bueno para ellas.

Fátima y David son el apoyo a seguir, es una gran suerte que cuenten con ellos.

Un varón, tienen semejante trabajo por ahora! eso a mi humilde entender vendrá después, tienen tantásimo trabajo con las dos!

Besos a los cuatro :)

Ursula said...

heyyy jaja hasta a mi me daria impresion, siendo mujer cambiar o limpiar a una bebe!
wacalaa!!
mi instinto de madre aun por desarrollarse no convina creo con el cambio de pañales, jaja
ke tiernos son!
kiss