Saturday, May 29, 2010

28 de Mayo de 2010/ May 28th 2010

Hoy a las 3 de la tarde durante mi hora de comer, la supervisora de nuestra trabajadora social me llamo. Hoy viernes es el comienzo de un fin de semana largo aquí y nuestra trabajadora social se había ido afuera de la ciudad.
La supervisora se presento y me dijo: "Tengo dos nenas; pero tienen que tener donde dormir esta noche. Es una urgencia. Necesito una respuesta lo más rápido posible" Todo lo que agrego después quedo en medio de una nebulosa.
Como pude, le pedí que me diera toda la información que tenia disponible: trate de recordar las clases con las listas de preguntas. Y sobre todo, le dije que necesitaba, primero que nada, volver al trabajo para charlar con Ale.
Cuando llegue, le pedí a Ale que se siente y en cuanto le dije que me había llamado la trabajadora social, se le llenaron los ojos de lágrimas. Ambos teníamos esperanza de que nos llamaran antes de fin de año, nunca se nos ocurrió que tan pronto. Le llene con todos los detalles, como que todavía no estaban completamente libres de que las reclamara alguien – aunque su mamá ya perdió la patria potestad.
A las cinco estábamos llegando a las oficinas del centro de Los Ángeles para recogerlas –lo habíamos pensado un poco pero no dudamos que hacer - con los pies y el estomago temblando. Aunque yo tenía las ganas de que una de ellas fuera “uno,” ninguno de los dos sentía decir que no. Cuando embarazado uno no elige sexo.
Estuvimos un ratito firmando papeles y tratando de que las niñas se acostumbraran a nosotros. A las seis nos fuimos rumbo a un supermercado porque no tenían más ropa que la que traían puesta y necesitábamos pañales para las dos.
Una tiene 1 año y medio; la otra cumple tres en Agosto.
Son las 11 pm y recién conseguimos que se duerman. Costo un poquito: la más grande fue una santa durante todo el día, empezó a llorar a la hora de dormir. Seguro extraña.
Es hora de que nosotros nos vayamos a dormir. Cuando pueda poner lo que siento en palabras, les comento por donde ando. Estoy agotado, pero podre dormir?

English Version

Today at 3 o'clock during my lunch break, our social worker’s supervisor called me. Today Friday is the beginning of a long weekend here and our social worker had gone out of the city.
The supervisor said: "I have two girls; but they must have a place where to sleep tonight. It is urgent. I need a response as quickly as possible." I cannot remember very well what she said after that. I was numb.
As I could, I asked her to give me the information that was available: I tried to remember the classes with the lists of questions. And above all, I said I needed, first of all, to return to work to talk with Alex.
When I arrived, I asked Alex to sit down and as soon as I told him that I had received a call from the social worker, his eyes were filled with tears. We both did not expect anything before the end of year; never occurred to us that it could happen this soon. I filled him with all the details like they were not yet completely free - although their mom already lost parental rights.
At five, we were going to the downtown Los Angeles offices to see them - so we thought about it a little but did not have doubts – with our feet and stomach trembling. Although I had desired that one of them were “he,” neither of us felt saying no. Nobody chooses their children’s sex.
We signed some papers and spend a little of time with the girls so they could get used to us. At six we headed to Target because they had no more clothes than the one they were wearing and we also needed diapers for the two.
One is 1 and a half, the other will be three in August.
It’s 11 pm and they just felt asleep. It wasn’t that easy: the oldest one had been really quite throughout the day, but started crying when we said something about going to bed. I am sure she misses her family.
It is time for us to go to sleep. If I can put what I feel in words, I will write them and show them to you. I am exhausted, but will I be able to sleep?

5 comments:

Graciela said...

Me saltó el corazón Ale y Pablo!
Recuerdan que dije 'tal vez sea pronto...'

Dos bebes! hay mis tesoros! qué pequeñitas!

Cuando lloren las abrazan y besan, ya les dirán cómo actuar! solo es cuestión de paciencia y amor.

Seguro no han dormido ustedes! es que cuando dos angelitos vienen de la mano, varias noches uno se queda mirándolos.

Salto de alegría, ternura, muchas buenas ondas, bendiciones, ya nos cuentan 'cuando puedan!'

Besitos a las princesitas :)

Pablo said...

Gracias Grace. Aqui estamos con un monton de revuelo y trantado los 4 de ver que pasa. Un beso grande.

Euge said...

Se me escapo una lagrima de alegria. Desde aqui la mejor de las ondas, un beso gigate y un abrazo. Veran que todo sale de putisima madre.

Estoy realmente muy feliz por los cuatro!!

Linda said...

A veces leo que algunas personas comentan que lloran por los relatos en algún blog...honestamente no creí que esto pudiera ser cierto...pero al leer lo que han escrito, mis ojos se han nublado y siento un nudo en la garganta...mi princesa va a cumplir 3 años así que no pude menos que pensar en una pequeñita igual a ella, en la dulzura que emanan y en la fuerza que transmiten...y pienso también en mi bebé cuando tenía un año y medio, y el pensar que tienen a esas dos princesas ahora con ustedes, siento una profunda emoción que no sé ni cómo expresarla (tal vez influenciada por mi actual embarazo...jejeje), pero de corazón les deseo que esta nueva vida que comienzan sea por mucho, muchísimo mejor de lo que la han soñado.

Un fuerte abrazo para los 4!!! =)

Pablo said...

Gracias Euge y Linda y a todos los que nos estan escribiendo. En cuanto tenga unos minutos les escribo mas y les cuento. Besos.