Thursday, March 11, 2010

La Historia de Ale/ Alex's Story

Después de mi último posting, Ale se puso a escribir su visión de su historia con sus padres. Me pareció una excelente idea. Aquí la compartimos con ustedes.

"Puedo contar mi historia en dos partes (como cualquier otro) una lo que me contaron y la otra lo que recuerdo
Antes de los años ’60 se casaban un flaco muchacho enamorado de las torneadas piernas de una jovencita y la dueña de esas piernas, tuvieron que esperar más de tres años hasta que decidí aparecer, soy el primero de tres hermanos varones. Mamá Olga estaba aburrida en el tercer piso de la maternidad y por hacerle una broma a papá Víctor se escondió en el placad… así fui conocido después de nacer… el bebe del placad… ¿qué irónico verdad?.

Crecimos en una casita de madera con un jardín muy grande. Cazábamos lagartijas con mi hermano Marcelo, tres años menor que yo, y con el cual nos peleábamos todo el tiempo… y mamá separándonos para que no nos matáramos…
No había lujos pero nunca faltaba nada, por sobretodo mucho cuidado y amor. En ese tiempo a papá no lo veíamos muy seguido, trabajaba todo el tiempo. Mamá muchas veces fue papá, nos consentía pero ponía las reglas… con una mirada lo decía todo, esos ojos grandes hablaban.
Las vacaciones no existían, no sobraba el dinero. Pero estaban los abuelos maternos con los que pasábamos tiempos increíbles. Acampábamos en la playa todos los años, nos ensuciábamos, prendíamos fuego! Con ellos hacíamos todo lo que un chico quiere hacer. Hasta nos escapábamos de casa para estar con ellos.
Con los abuelos paternos fue distinto… abuelo policía y abuela católica extrema… no queríamos ir ni a la fuerza…
Mi niñez fue linda, corridas bajo el limonero, cumpleaños con dibujos de Anteojito y Antifaz pegados en las paredes, navidades llenas de cartas para Papa Noel, mucho pasto y agua para los camellos de los Reyes magos y carnavales con bombitas de agua…

La adolescencia fue dura y relajada a la vez. Teníamos que, ante la constante insistencia de mamá, compartir casi todo lo que nos pasaba, confieso que si bien para esa edad no es muy común, no nos resultaba difícil, siempre fueron muy abiertos. Ya no había problemas de dinero y a papá lo veíamos a diario… estaba bueno. Acá aparece Diego mi hermano menor, al que le cambiaba los pañales y el mismo que me decía que quería ser alto y fuerte como yo… como me reía con eso! Hasta hoy la relación es de admiración y cuidado mutuo.

En la escuela no era el más guapo ni el más inteligente pero fui uno de los gimnastas de cada fin de año, me hacia conocer… me gustaba la chica más linda pero mis compañeros se burlaban de mi… creo que veían algo que yo no…
Pasaban mis 20 años, mezcla de novias y escapadas a Experiment o Area (discos gay del Bs As del ’83).Llego mi “primer amor” de mano de un muchacho, después de un tiempo todo se acabo y dio paso, casi sin querer, a mi “gran amor”… junto al que hoy cuento 21 años, no todo fue de color rosa, claro. Pero muy seguro que es lo mejor que me paso en la vida.
No fue fácil pero tampoco imposible, tanto mamá como papá respetaron a Pablo, con ella parecían amigos de años, hablando y bromeando todo el tiempo… papá reía. Lo adoptaron y hoy es un hijo más. Y siento que el también los adopto a ellos… sé que no se equivocaron.
Tuve la suerte de no tener que buscar padres por otro lado, con aciertos y errores siempre estuvieron ahí, lo que hace que valore mas la palabra padre… gracias a ellos creo que voy a lograrlo… digo… ser un buen padre… o por lo menos tratare de darle a ‘’alguiencito’’ los mismos recuerdos que hoy llevo en mi mochila."

English Version
After my last posting, Alex started writing about his own personal experience with his parents. I thought it was a great idea. We want to share it with you.

“I can tell my story in two ways (like anybody else): as it was told to me and as I remember.


Right before 1969, a thin guy fascinated with a pair of beautiful legs and a young lady got married. They had to wait for more than three years until I decided to appear. I am the first of three boys. Mama Olga was bored in the third floor of the maternity hospital so she decided, as a practical joke for Victor, to hide inside of the room wardrobe… that’s the way I was known after I was born…the baby in the closet… Ironic, isn’t it?

We were raised in a little prefabricated house with a huge garden. My brother Marcelo, three years younger that me, and I hunted for little wall wizards. We use to fight all the time… and mama was always separating us to avoid us from killing each other.
We were not rich but we had everything we needed. Most of all there was a lot of love. In those days, we did not see dad that much because he was always working. Mom played many times the dad role: she spoiled us but always putting the limits. She could say a lot with her eyes… those huge eyes seemed to talk.
We did not have vacations because we were always short on money. But we would spend a wonderful time with my maternal grandparents. We use to go camping to the beach every year: we got dirty, we played with matches. We would do with them everything a child wants to do. We would even run away from home to go to their house.
It was different with my paternal grandparents. He was a policeman (not always a compliment in Argentina) and she was a very devoted Catholic. We did not want to go to visit them ever.
My childhood was nice: running under the lemon trees, celebrating birthdays with comic figures standing on the walls, writing a lot of letters for Santa on Christmas, collecting grass for the camels of the wise men, and filling up balloons with water for the carnival days.

The teenage years were tough and relaxed at the same time. We had, due to my mother’s insistence, to share our experiences with them. I must confess that even if at that age is not very common, it was not that difficult; they were always very open. Money was not a problem anymore so we could see dad daily… very nice. Diego, my younger brother, was born then. I remember myself changing his diapers. He used to tell that he wanted to be tall and strong like me… He made me laugh. We still have a great relationship of mutual admiration.
I was not the most handsome guy in school neither the most intelligent but I used to be one of the sporty guys at the end of the year celebrations. I was well known. I always liked the most beautiful girl but my school mates also made fun of me. I think they could see something I couldn’t.
In my 20s, I had girlfriends and escapes to gay bars. And I found my first love in 83’. It ended and without looking for it, I found my big love… we have been together for 21 years. It wasn’t all roses, of course. But I am sure that he is the best it has happened to me.

It was not easy but either impossible. My mom as well as my dad respected Pablo. My mom and Pablo seemed to have known each other for years, always talking and making jokes…dad would laugh. They adopted him and today he is another son. I also feel that he adopted them too… they did not make a mistake.
I was lucky for not having to look for parents somewhere else. With mistakes and wisdom, they were always there, which makes me value more the word dad. Thanks to them I believe I am going to be a good one… I think. Or at least I am going to try to give the little one the same memories I carry today with me.”

7 comments:

Marcela said...

Ale
Que linda tu historia...
Esos recuerdos reflejan el amor de tu familia y el sentirse querido y aceptado es lo más maravilloso que uno le puede transmitir a los hijos.
Como le decía a Pablo me conmueve ver el deseo genuino que tienen ustedes por ser padres.
Les deseo lo mejor
Un abrazo enorme
Marcela

Alejandro said...

Gracias Marcela, como digo soy muy afortunado de tener la familia que tengo y seguro que trabajaremos para que el/ella/ellos/ellas se sienta/n pleno/s...jaja. Un beso.

Graciela said...

Ohhh ayer me acordaba de ustedes, han escrito algo que no he leído, me he perdido, espero que no!

Alejandro bien por animarte a contar tu bella historia como niño y adolescente, muy guapo sí que lo eres! seguramente la chica más bonita del curso no se daba cuenta :)

Y esa suerte que se hayan cruzado los dos, con las mismas ilusiones, los deseos!

Besos por partida doble, no sea que Pablo sienta celitos!

Alejandro said...

Gracias Graciela por estar siempre atenta. Hay un tiempo para todo y llego el mio para aparecer. Todo lo que nos paso esta bueno...es nuestro pasado...y si, todo los dias doy gracias por estar con Pablo y en la dulce espera. Un beso.

anamaria said...

En la pubertad/adolescencia se critica y enfrenta a los padres con inusitada violencia, agresividad y ánimo destructivo. Ahí se rompe para siempre la romántica e idílica relación de la infancia. Ya no más ese adorable bebé que uno acunaba entre los brazos. El enfrentamiento es entre adultos. Es duro.
Uno lo soporta en base a 4 pilares fundamentales:
1.-Una alta capacidad a la frustración.
2.-Un estarse muy seguro de lo que se hizo en el período infantil (hay que recordar que en la pubertad/adolescencia rendimos examen de lo que hicimos en el período infantil)
3.-Bajar la soberbia y acompañar sin confrontar.
4.-Tener un proyecto propio de vida independiente de los hij@s.

Toda esta larga introducción viene a cuento para decirles que dentro de, 20 ó 30 años sus hij@s narrarán sus historias familiares, tal como lo hicieron ustedes, Pablo y Ale, pero siendo en esas historias los personajes principales.
Los primeros 10 u 11 años todo bien, cantar y reir, lo bravo viene después, por eso la introducción que podría parecer traída de los pelos, pero el fin es para que puedan pensar que en el trascurso del idilio debería estar el numen la armazón para desplegar en la época de difíciles confrontaciones.

No importa cuanto hicieron en hechos concretos y reales, no es eso lo que puntualmente se recuerda. Se rememora la música de fondo, la impresión general y mucho les asombraría saber que anécdotas que ustedes recordarán de una forma, ell@s la reelaborarán de otra manera, diametralmente opuesta.
Freud le llama a eso "La novela familiar" (pequeño librito que se los recomiendo)analizando los mecanismos de defensa y la explicación que nos damos para entender el proceso y el paso de la infancia a la adultez. El duelo del niño que ya no se es y el nacimiento del adulto.Muy difícil.

Con esta mirada leí ambas historias y creo haber comprobado que sus padres pusieron en práctica una sabia norma: EL APEGO Y EL DESAPEGO.
Les deseo que ustedes la puedan cumplir también.
Besito a Pablo
Besito a Ale

Alejandro said...

Wow!...Anita...que puedo decir despues de esto, no te olvides que alguna vez tambien fuimos pubertos, asi que sabemos de que se trata. Solo que esta vez nos toca del otro lado.
Y utilizando tus palabras... esperamos poder poner normas como nuestros padres lo hicieron con nosotros, creo que no les fue tan mal.

anamaria said...

Claro Ale, lxs padres/madres de ustedes han pasado el examen muy bien, x eso uds. son lo que son y fueron capaces de construir una relación sólida y sustentable. En ellxs tienen una buena guía.
Yo intentaba decirles que uno debería acompañar el crecimiento de lxs hijxs desde una cierta perspectiva, no sé si logré explicarme bien: por ejemplo, suponete que estás con tu niñx que tiene, pongamos 5 años. La tarea sería educar a un/a pequeñx de 5 años con todo lo que esta edad requiere -pero- sin perder de vista la perspectiva que se está sembrando para dentro de 10 años (x poner un tiempo)y los quince es una edad complicada, pero ¡vos la estás previendo!
Por eso usé la figura de "música de fondo" que es lo que le queda impregnado a todo ser en el período de su formación.
Besitis para los dos