Sunday, February 14, 2010

Un Secreto Bien Guardado/ A Well Kept Secret

Una de las cosas que se ha hecho hincapié en todas las clases y cursos que he tomado es la importancia de la privacidad. Uno, como futuro padre adoptivo, recibe toda la información disponible del niñ@. A veces, es poco como en casos en que el niñ@ ha sido abandonado al nacer: solo se sabe lo que se ve y lo que lo médicos pueden averiguar a través de estudios. Ciertamente se sabe que ha sido abandonado y en que circunstancias.
Hay otros en que la mama conscientemente ha decidido dar el niñ@ en adopción porque cree que no le puede dar el futuro que se merece. Hay mas info en este caso.
En otros casos, generalmente con niñ@s más grandes, hay bastante información. Estos niñ@s están en adopción porque o no tienen padres o se los han quitado a sus padres. Muchos pueden venir de situaciones graves: sus padres consumían alcohol o drogas (quizás la madre lo hacía cuando embarazada), quizás fueron abusados mental, física o sexualmente (en estos dos últimos casos, obviamente también mentalmente).
En todos los casos, los niñ@s vienen con una historia (más o menos intensa, grave, o como se quiera definir), una historia que les pertenece como individuos. Como padres es necesario y obligatorio saber todo lo que esté disponible. Pero también como padres tenemos la obligación de preservar esa información que no nos pertenece; es ciento por ciento del niñ@.
Y creemos que esto es tan importante que lo hemos hablado con Ale varias veces. No se pueden contar estos detalles, cuales fueran, a nadie fuera de la pareja: no amistades, ni padres, hermanos, ni nadie (ni siquiera a otro hijo, si tuvieramos).
Y se nos ha sido explicado con ejemplos porque la gente suele preguntar por el pasado de los niñ@s, no con mala onda, pero lo hacen. Uno tiene que ser firme. Imaginen que Uds. le cuentan a su hermana que la madre del niñ@ tomaba drogas y lo hacen en la más profunda intimidad. Esta después de un tiempo necesita contárselo a su marido, pero uno de sus hijos oye o el marido (quizás no siendo tan importante para él) se lo cuenta a alguien más.
Imaginen que antes de que Uds. tengan la oportunidad de contarle detalles de su pasado a su hijo, se entera por un primo; o aun peor, en una pelea de niñ@s, lo insultan diciendo que su madre era drogadicta (o que su padre biológico está en la cárcel, o que fue abandonado en un hospital, o lo que sea). Imaginen como su hij@ se va a sentir consigo mismo, como se va a sentir con respecto a Uds. Lo difícil que va a ser hablar y explicar y, aun mas, restablecer la confianza con su padres, o sea Uds.
El niño tendrá preguntas que irán cambiando con su crecimiento. Tendrá diferentes inquietudes a los 4, 8 o a los 12 años. Cada momento será el oportuno para darle cierto tipo de información. Y el será quien decida como, cuando y con quien compartirla.
Los familiares y amigos entenderán cuando uno les explique cómo son las cosas. Y uno debe hacerlo, porque la mayoría de la gente no sabe o tiene conceptos erróneos sobre la adopción y sobre los niñ@s adoptados y sus pasados. Los que se enojen y no entiendan que no podemos confiarles algo que no nos pertenece, seguramente no son merecedores de nuestra confianza de ningún modo. Nuestro hij@, su futuro y su estabilidad emocional son más importantes que lo que pueda pensar aquel que no lo entiende.

English Version
I have heard over and over in every single class and course I have taken how important privacy is. One, as future adoptive father, receives all the information available for the child. Sometimes, it’s almost nothing, like when a child is abandoned when newborn: the social worker only know what he can see and what the doctors tell him after running tests on the baby. One knows for sure that it has been abandoned and maybe the circumstances.
There are times in which the biological mother decides she cannot take good care of her baby and gives the child for adoption. There’s more data here.
In some other cases, generally with older children, there’s a lot of information. These children are for adoption because either they don’t have parents (or relatives who can take care of them) or they have been taken from their parents’ homes. Many kids come from horrible situations: parents with alcohol and/or drug addictions (maybe the mother even consumed while pregnant), maybe the children had been abused mental, physical or sexually. Whatever the case, children come with their history (more or less intense or painful), a history that belongs to them. We, as parents, need and should know every detail. But as parents we have the duty to keep that information out of anybody’s reach: it’s all info that only belongs to the child.
And we believe that this is so important that Alex and I have had many discussions about the issue. We cannot tell the details, whatever they are, to anybody, outside our couple: no friends, no parents, siblings, no anybody (not even another child, if we had one).
The social worker gave us examples of this because people will ask about the children’s past. It’s normal. But we have to be firm. Imagine you tell your sister that the child’s mother consumed cocaine and you do it knowing that she is somebody you can trust. After a while, she feels the need to tell her husband, but one of their kids overhears or maybe the husband (because it’s not as important to him) tells somebody else.
Imagine that before you have the opportunity to tell your child about the details of his past, he learns it from a cousin; or what it will be worst: while fighting, the cousin tries to insult your child saying that his mother was a drug addict (or that his biological father is in jail, or that he was abandoned, or whatever). Imagine how your child is going to feel about himself, how he is going to feel about you. Think how difficult it’s going to be talking and trying to explain, and even more difficult, how to recoup his trust in his parents, which is you.
The child is going to have questions that will change while growing up. He will have different worries at 4, 8, or 12 years old. Each moment will be different and at each one we are going to give him more info. And he will be who will decide how, when, and to whom he is going to tell.
Family and friends are going to understand when we tell them we cannot tell much. And we have to explain because most people do not know much about adoption or have mistaken ideas about it and the children and their histories. If somebody gets upset or mad because we are not going to tell them details probably won’t deserve our trust anyways. Our child, his future, and his emotional stability are much more important that the person who cannot understand it.

2 comments:

anamaria said...

Absolutamente de acuerdo.Es mejor salir del paso diciendo que no se sabe nada de nada.
Yo tenía una pequeña alumnita que le dijeron que su mamá biológica la había metido en una bolsa de basura apenas nacida y tirado dentro del camión recolector. Todo era rigurosamente cierto. Su mamá adoptiva se lo confió a un familiar quien se lo dijo a la nena después de una pelea, como venganza.
Nadia lo supo a los 7 años y nunca lo pudo superar. Cuando cumplió los 10 mientras le preparaban la fiesta de cumpleaños subió a la autopista y se arrojó debajo de un camión de basura.
Todavía siento en mí sus bracitos flacos y morenos abrazándome y la humedad de sus lágrimas y mi impotencia en encontrar palabras que la consuelen. Todavía lo siento.
Siempre pensé que hay historias que mejor no decírselas nunca a nadie xq sólo sirven para sufrir al pedo, no agregan nada ni mejoran nada, sólo es dolor y dolor, entonces ¿para qué?
Besito

Pablo said...

Guauah! Ese es un ejemplo para que uno se quede callado.
Creo que hay que contar a medida que el chico lo pueda asimiliar y a medida que pregunte. No es necesario contar de mas si no se quiere saber. Y hay que ser muy sensitivo con que pueden saber a que edad.
No puedo creer que alguien le diga a un chico que fue abandonado en una bolsa de basura a tan temprana edad. Ni para un adulto seria facil asimilarlo.
Gracias por compartir tu manera de ver y tus ejemplos.
Beso