Friday, February 19, 2010

¿Sera Homosexual? (1ra Parte) / Will He/She Be Homosexual? (First of Two)


En octubre pasado nuestros primos, Mariana y Daniel, vinieron a visitarnos desde Buenos Aires. Solo los papas de Ale habían venido antes, hace como 8 años. Nadie del lado de mi familia había tenido la oportunidad. Mi mama y mi hermana fueron dos veces a pedir la visa y se las negaron (no pregunten, tampoco entiendo porque). Imagínense la expectativa de que vinieran.
La pasamos bárbaro: fuimos a cuanto lugar pudimos, comimos a más no poder, y nos divertimos hasta el cansancio. Una de las cosas más lindas fue volver a vivir juntos el día a día porque los cuatro compartimos mucho cuando vivíamos en Buenos Aires: levantarse y desayunar, charlar de cualquier cosa, reírse de cualquier estupidez (cosas que solo al haber vivido juntos podes compartir), caminar y seguir hablando, y no dormirse para poder seguir compartiendo el poquísimo tiempo.
Mi primo está casado y tiene tres chicos preciosos (y una mujer a la que también quiero mucho). Él me había contagiado (bah, me empujo; yo ya tenía el virus) las ganas de ser padre: tipo súper orgulloso y feliz en su rol de papa.
Tenemos una complicidad y confianza mutua que solo creo que se puede dar con muy poca gente. Podemos bromear de cualquier cosa y la pasamos bárbaro. Siempre le digo que a pesar de que lo quiero mucho y que es atractivo/guapo, no puedo sobreponerme al hecho de que es heterosexual y de Boca (en realidad no se lo digo tan diplomáticamente).
Es tal la confianza que recuerdo, en su estadia en casa, cuando él hizo referencia a algo que uno de sus hijos había hecho y yo, haciéndome el gracioso, le dije, “Ojo, cuidado con el nene. Mira que así empecé yo,” en total referencia a mi homosexualidad. Dani me clavo un puñal en el corazón. Me contesto, “Si lo decís por tu homosexualidad, no me importa; yo solo quiero que sea feliz. Me encantaría que fuera como vos.” Si hubiera tenido la vejiga de mi vieja (mama), me habría meado ahí mismo.
Cuando me repuse de la emoción, me empecé a aprovechar de la situación. Íbamos los cuatro de compras y yo le mostraba un vestidito a Dani y le decía si me lo dejaba comprar para su hijo; veía zapatitos de nena y ya quería comprárselos a su otro hijo. Todos se mataban de risa. En ningún momento nadie dudo de que fueran más que bromas. Sobre mis hijos (por supuesto solo con gente muy cercana) hago bromas de que quiero que mi hijo sea bien femenino y mi hija bien masculina. Suelo agregar todo tipo de estereotipos al caso: digo que si tengo un hijo, me va a salir peluquero o decorador de interiores, va a escuchar a Barbara Streisand y cuanta otra pavada (estupidez) se les ocurra.
¡Después de todo, que padre no quiere que el hijo se le parezca!

(Continuara)

English VersionLast October my cousins Mariana and Daniel came from Buenos Aires to visit us. Alex’s parents were the only family who had come to visit us, but 8 years before. Nobody on my side of the family had the opportunity to come. My mom and sister tried twice but their visas were denied (don’t ask; I don’t understand why either). Imagine the anxiety we had for their coming.
It was wonderful: we went everywhere we could, we ate everything we could, and we enjoyed ourselves until the last day as much as we could. One of the things I enjoyed the most was to share, the four of us, the little everyday things as we used to when Alex and I lived in Buenos Aires: waking up and having breakfast together, talking about life, laughing about stupid stuff (things you can only share with those you grew up with), walking and again talking, and not going to sleep until late to be together as much as possible in the little time we had.
My cousin Dani is married and has three beautiful kids (and a wife I love as well). He had infected me (bah, he pushed me; I had already the virus) the need to be father: he is very proud of being a father.
We share those special kinds of relationships and trust one can have with a few people in life. We can joke about anything and we enjoy ourselves very much. I always tell him that even though I love him very much and he is very handsome, I cannot get over his heterosexuality and him being a Boca fan (an Argentinean soccer team) - well, I don’t say it that politely.
We are so comfortable with our jokes that once when he was talking about something one of his kids had done, I said, trying to be very funny, “Be careful with your kid. Mine started like that,” making a complete reference to my homosexuality. Dani punched me in the heart. He responded, “If you are alluding to your homosexuality, I don’t care; I just want him to be happy. I would love him turning out like you.” If I had, at that moment, my mom’s bladder, I would have peed myself. When I got over my emotions, I took advantage of the situation. For example, in one occasion we, the four of us, were at the shopping mall and I showed him a nice little dress and said, “Can I buy this for your little boy?” Or later with a cute little girl shoes, “Dani, your little one (boy too) would look so cute in these little shoes!” We all laughed out loud. Nobody at any moment thought that it was more than jokes.
I talk about my kids (just with those very close to us) in the same way: I say that I would like my boy to be very feminine and my girl to be very masculine like. I also add all kind of stereotypes to it: “I want my boy to be a stylist or interior designer; he is going to listen to Barbara Streisand – of course,” and any other foolish thing you can come up with.
After all, every father wishes his kids to look like him!

(It will continue)

8 comments:

Apolo said...

Hola chicos, recién leía Pagina/12 y encontré la nota en SOY donde dejaban la dirección de éste blog.
Lo empecé a leer y me encanta, con mi novio, aunque somos jóvenes todavía (él termina su carrera este año y yo el próximo), algún día quisiéramos ser padres, y de hecho me encantaría hacer una tésis sobre homoparentalidad cuando me reciba (estudio psicología).
Lo que escriben me encanta, ya se acaban de ganar un nuevo lector asiduo. Un beso y mucha suerte en la búsqueda del bebé. Les deseo lo mejor y nos leemos.

alex said...

Hola, me llamo Alex y soy de España. Vi tu blog por ahí y me he pasado a leerlo un rato. Soy Gay y salí hace poco del armario. Bueno, si te escribo es porque yo tbm tengo unas ganas de ser padre increibles. Aun no tengo pareja, aunque conozco a un chico que me gusta y bueno.... que esto no es lo importante... que me ha gustado mucho leerte y saber que el sentimiento que yo tengo de criar a mis hijos y darles cariño formando una familia, no es único.

Os deseo mucha suerte a los dos y espero que se cumplan vuestros sueños.

besos

Pablo said...

Gracias Apolo por escribir y por lo que me decis. Aunque estemos en diferentes lugares, conta con nosotros para tu tésis. Cuando tenia tu edad soñaba con ser padre algun dia, igual que vos hoy. Y aqui estoy, en mi mejor momento a punto de serlo.
Mucha suerte a los dos.

Pablo said...

Hola Alex. Claro que tu sentimiento no es unico. Es comun que todos tengamos ganas de ser padres/madres, fuera de si somos gays o no. Tomatelo con paciencia especialmente si recien saliste del closet. La vida te va a llevar por donde vos quieras y vas a ser papa el dia menos pensado.
Te cuento que David, uno de mis mejores amigos, es de Barcelona. Y mis abuelos eran de Galicia y Asturias, so imaginate lo especial que España es para mi.
Cuidate. Besos. (y si necesitas algo mas, deje mi email personal en la pagina principipal del blog).

anamaria said...

Te llevas bien con un primo bostero ¡XD! Bueno a pensar muuuy bien de que equipo va a ser el niñ@. Es una cuestión muy seria, muy delicada que amerita profundas reflexiones por parte de ambos.
Acá les dejo una recomendación:
LA GLORIOSA ACADEMIA RACING CLUB
Say no more, boys

Pablo said...

Y si que le vamos a hacer. Viste, a veces no podes dejar de quererlos aunque tengan esos defectos.
Siento comunicarte que sera de River como todos en mi familia (salvo esos dos primos que son ovejas negras). Mi abuelo se hizo socio (el unico) en los años 20s.
Aparte para que sepa que la vida es dura y sufra de chiquit@.

Esteban Admisiones said...

Los felicito por el blog chicos! hermoso todo lo que postean. Yo soy de Argentina, tambien con hijo adoptivo. Me siento muy identificado con toda esta historia y les deseo lo mejor. Que puedan darle una hermosa infancia a algun pequeño que lo este necesitande. Saludos!

Pablo said...

Gracias Esteban. Me encantaria saber de tu experiencia si te da de contarme. Siempre podes usar mi email (que esta a un costado del blog)para que sea mas privado.
Un abrazo.