Monday, February 8, 2010

"Que Sera Sera"


Tratamos de no imaginar demasiado. Bah, nos obligamos a no imaginar demasiado. Porque tanto Ale como yo somos muy de engancharnos/prendernos y empezar a divagar/soñar; y podemos terminar en cualquier lado. Tenemos una imaginación muy grande. Es por eso que en este tema estamos más que contenidos.
Claro, ya hace tiempo que pensamos y planeamos para más de dos - siempre: que cuando cambiemos el sillón tiene que ser más ancho para poder estar tirados los tres/cuatro mirando una peli y comiendo helado/nieve; que mejor hagamos esto porque el tiempo no nos va a dar por los chicos; que cuando venga mi vieja/mama y mi hermana vamos a tener que alquilar un coche/carro mas grande. Ahora me van entendiendo?
De mi parte, en mi cabeza, tampoco me permito mucho. No porque este mal, pero porque me entusiasmo y me sebo/acelero. No me imagino caras ni nada. Si, cada niño que veo me abre los ojos como si pudiera ser como él o ella.
Todavía no he soñado. Mi hermana si: hace como dos años (y ni habíamos empezado con los tramites) soñó que nos daban una nena/niña. Le pregunte si había escuchado su nombre, pero no (menos mal, haber si me salía con Cleopatra).
Como no sabemos ni nunca nos intereso que raza seria, cualquier chico andando por ahí podría parecérsele. Pero en nuestras últimas entrevistas, el trabajador social nos limito la cosa: nos dijo que solo nos entregaría un niño latino, blanco, asiático, o mezcla de alguno de ellos. Le preguntamos porque (creo que no nos gusto que él nos limite) y nos explico que si es negro o mezcla con negro estaría mejor con una familia afroamericana por una cuestión cultural. Y también dijo que entre nosotros y una familia negra, ellos se inclinan siempre por una familia de su misma raza.
Como dije, nunca tuvimos preferencia por ninguna raza, y aunque entendimos la lógica, no termino de gustarnos del todo. Según él, el amor no es todo en la educación de un niño. Bueno, el sabe más, y sabemos que nosotros no estamos primeros.
Sí hablamos de que "cruza" va a ser porque nosotros dos somos argentinos (somos sencillitos), pero no nos movemos en un ambiente de argentinos. Solo tenemos una amiga, Paola, pero se mudo como a una hora de acá así que no nos vemos demasiado (Ale es el padrino de su hijo, Nathan, que es un gordo divino). Pero por lo demás, nuestros mejores amigos son, más que nada, de Latinoamérica: de México, El Salvador, Honduras, Bolivia, hasta España y un par de americanos. Nuestras reuniones son una mezcla de acentos, aromas y sabores. Y nuestros amigos más cercanos aman comer tanto como nosotros.
En realidad la mayoría de nuestra gente son de México: nuestro roomate, Ernesto, es de Torreón. Hace tiempo que lo conocemos, pero desde que se mudo con nosotros, es familia (hasta tuvo que ser parte de los trámites de adopción también). Ya es tío.
Español va a ser obligatorio en casa; ya va a hablar inglés por la escuela.
Pero quien sabe que acento tendrá? Yo lo perdí un poco y medio que hablamos como Ernesto y el habla como nosotros. Él usa nuestras expresiones y nosotros las de él.
Va a ser divertido (aunque como uno de los padres, voy a tener que poner orden, especialmente con los tíos) oír al chic@ decir che, guey o cipote, y verlo comiendo milanesas, enchiladas y pupusas.

English Version

We try not to imagine too much. Bah, we don’t allow ourselves to imagine too much. It’s because Alex and I are easy to get excited and anything sparks our imagination; and we can travel the world without moving from our living room. This is why we try to contain ourselves when it comes to the adoption.
Of course, we have been thinking and planning for a long time for more than two – always: “when we buy a new couch, it has to be wider so we all (the 4/5 of us) can be lying there watching movies and eating ice cream”; “it’s better if we don’t do this now because we are not going to be able to do it with the children”; “we will have to rent a van when my mom and my sister come to visit us.” Now you get it? Imagine if we allowed ourselves; we would go on and on…
In my head, I don’t either let myself to think too much. Not because it’s wrong, but because I get carried away too easily. I don’t think of faces or anything. But yes, every child I see opens my eyes as if my child could be like him/her.
I haven’t dreamt yet. My sister did. Like two years ago (even before we started the adoption process) she dreamed about us receiving a girl. I asked her if she had heard a name. She did not (good, imagine if it was Cleopatra!).
We don’t know and it was never important his race, so any kid around could look like our child. But in the last interviews, the social worker told us that he would only gives us a Latino, white, Asian, o a biracial (of those races) child. We asked why (I think we did not like him to limit our options when we don’t); he told us that if the kid is black or biracial, he/she would be better off with an African American family for cultural reasons. He also told us that between us and a black family, they will always prefer somebody of the same race.
As I told you, we have never had any preferences, and even understanding what the social worker said, it made us feel weird. According to him, love is not the only thing a child needs. Well, he knows more than us and we certainly agree that the child wellness comes first.
But it’s going to be interesting to see him/her grow up. Alex and I are from Argentina, but we are not in an Argentinean environment often. We only have an Argentinean friend but she moved like an hour ago from here (Alex is her son’s godfather. Nathan is such a cute baby). But everybody else, our best friends are from everywhere, mostly Latin America: Mexico, El Salvador, Honduras, Bolivia, even from Spain and a couple of Americans. Our parties are a mixed of accents, and a mixed of flavors. Our closest friends as us love to eat!
We really move in a circle of Mexican friends: even our roommate, Ernesto, is from Torreon. We have known each other for a while, but since he moved with us, he is family (he even had to participate actively in the adoption process). He will be the uncle.
Spanish is going to be “the” language at home; the child is going to learn English in school. But who knows how he is going to sound, his accent? I lost mine a little bit, and we speak a little like Ernesto and he speaks a little like us; I mean, we use each other’s expressions.
It’s going to be fun (though as one of the parents, I will be setting the rules, especially with aunts and uncles) to hear him using expressions from different countries and eating Mexican, Salvadorian, Argentinean or any other food.

2 comments:

Xoch said...

Hola!! no se como me encontre este blog, y me ha gustado mucho leerlo,por lo que ahora los tengo en mi lista de blogs a seguir... :-)
Me encanta que hables tan abiertamente de tus miedos, sus miedos..en fin de esas cosas que uno mismo teme dejar salir.
Yo estudio antropología, y cuando hablás sobre la zona de origen de el futuro niño/niña, talves me inclino mas hacia tu posición, es complicado hablar de razas, yo personalmente creo que no existen las razas en los humanos, pero si las afinidades culturales, pero eso, con un par de personas como ustedes, y con una disposición como la que tienen, creo que podría ser un gran complemento.
Me admiran, y no tengo mas que buenos deseos para ustedes, sin conocerlos, admiro la valentía y la disposición de iniciar un proceso tan bello como la adopción!.
Abrazos
Xochitl

Pablo said...

Gracias Xochitl. Buenisimo que lo hayas encontrado y tambien que te haya gustado. Trato de contar la historia como la siento y como me sale, sin releer para no censurarme. Como vos, nosotros tambien piensamos que no existen las razas. Disfrutamos de la gente: si nos cae bien que importa lo demas, no?
Gracias por tus deseos. Espero que te vaya bien en todo lo que hagas. Un abrazo.