Sunday, December 26, 2010

"No vi Anta"

Navidad nunca fue una de mis fiestas preferidas; siempre amé fin de año con la familia de mi papá. Quizás navidad no lo fue porque no significaba demasiado para nosotros – mi familia nunca tuvo ninguna religión – o porque nunca se siguieron tradiciones. Siempre fueron diferentes. Cuando chico, a veces la pasábamos con la familia de mi mamá, familia de la cual no tengo muy buenos recuerdos. Más tarde estábamos en casa pero sin demasiado entusiasmo.

De adulto y ya junto a Ale, empezaron a cambiar las cosas. Algunas navidades fueron con amigos y familias y mucha alegría. Claro, comenzábamos a elegir nuestra gente. Recuerdo una en especial en la terraza de nuestra casa de Munro (Buenos Aires) allá a finales de los 90s, con mi vieja y hermanos, los papas de Ale y su hermano, y tíos, primos, amigos y millones de pequeños regalos para todos.
Pero desde que nos vinimos a California no encontramos esto hasta hace un par de años en que empezamos a pasarla con nuestra familia americana (así nos llamamos con nuestros amigos cercanos). Nosotros queremos seguir con nuestras tradiciones y construir las propias y ellos comparten esta manera de pensar.

Pero claro, aparte estaban las nenas. No podía ser más especial. Y lo fue.

Ya hacía días veníamos cebándolas y las dos querían ver a Anta (Santa). Luces y decoraciones en todos lados solo potenciaban la situación. Las dos sabían porque eran la cena, los tíos y que ocurriría. Cerca de medianoche, empezamos a subir la presión hasta que alguien dijo, “creo que vi pasar a Santa por la ventana.” Y todos corrimos al oscuro patio. De repente enchufamos las cientos de luces y los dos muñecos que habíamos instalado entre las plantas y todo se ilumino ante sus ojos de absoluto asombro. Sami, Jessi y el primo Nathan no podían cerrar sus bocas.

Mientras tanto, Ale y el tío David ponían todos los paquetes debajo del árbol en nuestro living junto a la chimenea. Alguien volvió a gritar, “creo que vi a Santa adentro.” Y volvimos a correr.

Me es imposible encontrar palabras para describir sus caras. Jessi, por ser la más grande, es quien se emocionó más. No podía sacarse la mano de la boca ni parar de reírse, nerviosa, casi con lágrimas en los ojos. Su única decepción? “No vi Anta,” repitió una y otra vez. Y ahí nosotros explicando que no tuvo tiempo por haber tantos chicos.

Recibieron muchos regalos, como era de esperar, pero cada uno de ellos pensados de acuerdo a sus gustos (gracias tíos!). Nosotros les compramos un triciclo/moto de Dora La Exploradora a cada una. Lo más maravilloso es que disfrutan y agradecen desde los regalos más pequeños a los más grandes, desde juguetes hasta ropa.

Salió como queríamos, empezamos a construir nuevas tradiciones conservando algunas de las viejas. Ha sido especial. Ha sido única. Y aunque fuese la única con ellas, quedara en nuestra memoria como una de las más hermosas.

PD: la foto esta tomada unos dias antes, en el Babyshower de Fatima, en donde estrenaron las bombachas de gaucho que les mando la abuela Isa. Gracias mami!

Sunday, November 28, 2010

No Fue Como lo Habia Imaginado

No es como lo había imaginado. Uno no ama al instante ni en retroactivo. Al menos este fue mi caso. Quizás, si las circunstancias hubieran sido otras…
Cuando las chicas llegaron, todo era tan frágil - ellas, nosotros, la situación – que es difícil pensar hoy que podríamos habernos imaginado que las cosas iban a mejorar.

Las nenas tenían un año y medio y dos años y medio y las habían quitado de todo lo que conocían. Para la mayor ni siquiera era la primera vez. Todavía me emociona recordar sus caritas de susto y fragilidad.
Nosotros sentíamos que caminábamos sobre cristal; no debíamos romperlo para no lastimar ni cortarnos. Fue difícil. Íbamos tocando de oído.
Y debo confesar que, no sé si por lo intempestiva de la situación o por otro motivo, yo no las ame el primer momento que las vi. Tenía, si, una inmensa mezcla de sentimientos que no podía nombrar: ¿Miedo? ¿Pena? ¿Felicidad? ¿Dolor y vergüenza ajena? También sentía mis ojos mas aguados de lo normal.
Por supuesto, que ellas no sintieron nada parecido al amor hacia nosotros en aquellos primeros momentos.

Todo tomó tiempo y paciencia. Pero la recompensa es enorme. Me he enamorado perdidamente de estas dos mujeres. El dolor y la fragilidad se convirtieron en felicidad y confianza.
Hay, es cierto, cosas que son aun mejores de lo que las había imaginado. Me encuentro disfrutando pequeñas cosas como ir a taparlas muchas veces por noche y aprovechar a mirarlas y a acariciarlas; siento placer al cargarlas dormidas desde el auto a la cama después de un largo día de paseos; tengo sus edades cuando jugamos en el suelo o nos metemos debajo de las sabanas para escondernos de daddy; me encanta hacerles masajes de espaladas a puro beso o saltar, correr, y saltar otra vez hasta que debo decir, “paren un momento que papi necesita aire.”

Que placer que a Sami le guste despertarse un rato antes de levantarnos para que la lleve a mi cama y así dormir un ratito mas haciendo cucharita.
Que placer es ver a Jess progresando, incorporando nuevas palabras todo el tiempo y diciéndolas segura y sin vergüenza, cuando llego a nosotros casi sin hablar.

Aunque seis meses es nada a la altura de nuestras vidas de adultos, es un cuarto de la vida de Sami y poco más de la de Jess. Estos seis meses nos han cambiado, a los cuatro, la vida radicalmente y para siempre.

Y quizás lo que más me emocione de todo es que ahora, si les debo pedir a Jess o Sami que salten, lo harán sin dudar porque saben que siempre tendré mis brazos extendidos. Y, aunque de diferente manera, esto también me mantiene los ojos aguados.

PD: hace poco el papá biológico tuvo su audiencia ante la juez. Muchas cosas pasaron, algunas no muy agradables. Hubo muchos cambios en cuanto a visitas. Para nosotros nada ha cambiado mucho salvo que tenemos más trabajo al tener que monitorear aun mas visitas. La próxima audiencia será a principio de enero en la que la juez decidirá si le da otra oportunidad - 6 meses más de visitas - al padre o si le quita sus derechos a la reunificación definitivamente.
Los cuatro disfrutamos el día a día, lo cual es muchísimo.

Thursday, November 4, 2010

Que Momento!

Me hace muy feliz pero debo reconocer que tengo una sensación rara, como agridulce o de culpa, que no me deja disfrutarlo completamente.

El miércoles 16 será un día especial. El papá biológico de las chicas tiene una audiencia con la juez que lleva la causa de Jessi y Sami. Ya la trabajadora social nos adelanto que no abra reunificación. Ahora nos llego una carta del juzgado haciéndonos saber de la audiencia y que dice que la trabajadora social pide terminar los derechos del padre biológico de una posible reunificación familiar.

Dos cosas pueden suceder: que el padre pida una extensión (en su caso no serian más de 6 meses) y que la juez se la conceda o que la jueza considere que no es necesario y que da por terminado sus derechos a todo. Esto podría ocurrir porque las chicas son 3 años o menos (el lazo afectivo con él no es grande), el padre no demostró real interés en la reunificación, y los jueces consideran que si los chicos están en un buen hogar que desea adoptarlos, va en contra de ellos alargar algo que posiblemente nunca suceda.

No hay nada que desee más que las nenas se queden en casa. Me cuesta (en realidad nos ocurre a todos) festejar porque es como desear que al padre biológico le vaya mal. No creo que sea un hombre malo ni que les desee nada feo a las chicas; solo ha cometido errores y personalmente pienso que no está capacitado para hacerse cargo de ellas – ni de ninguna persona en este momento. Y sé que las quiere. Lo he visto.

Por otro lado, las chicas están tan felices (y nosotros ni les cuento).

Ami – como le dice su hermana en vez de Sami – es la payaso de la casa. Cuesta tanto retar a esa guachita cuando se manda una cagada…

Jessi acaba de empezar el colegio y esta super orgullosa (casi tanto como sus padres). Y nos hace llenar los ojos de lágrimas cuando se me acerca y apretándome contra su cuerpo fuerte, fuerte, me dice, “Papi, mío.” O cuando le hace lo mismo a Ale y le dice, “Daddy, mío.”

Que zapato! Ya tengo los ojos vidriosos.

Monday, September 27, 2010

"Caos Organizado"

Ayer estaba saliendo de casa a hacer unas compras y siento que me gritan. Me doy vuelta y era Sam haciendo trompa: no le había dado su piquito/beso de despedida (en realidad sí, pero quería otro).
Cada vez que regreso, Jess corre, desde donde este, sonriendo y riendo, con los brazos extendidos para abrazarme fuerte y dejarse comer a besos.
Y todo lo demás ocurre en el medio. O antes. O después.
----------------------------------------------------------------
Nuestra vida sigue siendo un torbellino pero nos hemos acostumbrado. Todavía tenemos las visitas (aunque con la familia anterior es solo una vez cada dos semanas; solo con el papá es todas las semanas), los médicos y terapeutas y estudios y trabajadora social; ya empezamos con dos personas que vienen dos veces por semana para ayudar a Sam con su desarrollo: una es como maestra (child developement professional acá) y la otra es como una fonoaudióloga que la ayuda con el habla. Jess va a empezar una escuela especial dentro de poco. Ella es quien más lo necesita.
Y como si eso fuera poco, nos estamos mudando, con todo lo que eso significa: empezar a embalar, comprar un montón de cosas que no teníamos, hacer arreglos y transferir servicios, etc. Por suerte tanto Ale como yo somos bastante organizados; ya hemos metido lo que no necesitamos en cajas con etiquetas para saber dónde ponerlas y hacer más fácil el desembalar; lo demás lo haremos el dia anterior. En general, un par de días después de la mudanza estamos casi completamente sin cajas y todo en su lugar. Si no, estamos con un ataque de nervios.
Y ellas, en medio de este caos organizado, contentas, tratando de entender que es todo esto de la casa nueva, nuestra casa.
Por supuesto, ya la conocen y están fascinadas sobre todo… con la escalera. O sea, lo primero que tuvimos que comprar fueron puertas para blockear arriba y abajo.
Tenemos planeado mudarnos este viernes para llegar al domingo con todo en su lugar.
----------------------------------------------------------------
Me gusta estar con ellas, pero debo admitir que me da mucho placer estar un ratito de vez en cuando con cada una de ellas a solas.
Sam se levanta siempre más temprano; lo primero que quiere es la mamadera, entonces la siento en el sillón y se la entibio. Cuando la termina, se acerca a mí, sacudiéndola, para mostrarme que se la tomó toda. Y ahí nos sentamos, hablamos y me permite abrazarla y besar su espalda hasta el cansancio – creo que es como su sesión de masajes.
Jess ama cuando Sam duerme la siesta - o se durmió temprano - y nos quedamos solos. Se relaja y se pone más cariñosa (normalmente es muy). Le gusta charlar y jugar y que le leamos. Siempre abrazados.
Sé que a Ale le pasa lo mismo con ellas.
----------------------------------------------------------------
En cuanto a nosotros como pareja, casi ni tenemos tiempo para nada. Es más, juntamos todo lo que tenemos para decir para el final del día para no olvidarnos. Ya nos venía pasando que nos olvidábamos de contarnos cosas o no sabíamos si lo habíamos hecho o no.
Me pasa que por momentos me siento culpable de no prestarle más atención, de no decirle tan seguido como antes cuanto lo quiero y que nada podría ser sin él.
Es que me hace tan bien que no quiero acostumbrarme y no darme cuenta. Me parece que nada es suficiente para demostrarle cuanto lo amo.
Acabo de mandarle un text message con un simple “te amo.”

Thursday, August 26, 2010

Que Otras Cosas Son También Ser Padre/Madre

En los últimos tiempos he escuchado más frecuentemente gente diciéndome que adoptar es uno de los gestos de amor más hermosos y de que es digno de admiración por el hecho ofrecer a esos chicos desamparados no solo un hogar, sino también padres, estabilidad y cariño. Y claro, me da para pensar.
A aquellos que piensen en ser padres y, puntualmente, a los que piensan adoptar les voy a decir algo que es importante que sepan: es mucho más trabajo del que se imaginan. Sus vidas van a cambiar radicalmente y para siempre.
Es el estar pendiente del chico las 24 horas; es darle de comer varias veces al día, bañarlo, dormirlo, ponerles reglas, enseñarles a todo, cambiarle los pañales, enseñarles a dejarlos, es cuidarlos cuando se sienten mal (y peor aun cuando no nos pueden decir que les duele). Pero es también “aguantarlos” cuando están fastidiosos, o cuando no quieren hacernos caso, o cuando no entienden, o cuando hacen lo que tantas veces les prohibimos que hicieran. O cuando se pelean entre ellas. También dependiendo la edad, se despiertan varias veces por noche.
Sami, quien tiene un año y medio, ahora se despierta varias veces porque quiere ir a dormir con nosotros y nosotros no la dejamos. No podemos dejarla que llore porque, a como grita, no solo no dejaría dormir al tío Ernesto en la otra habitación sino a todo el edificio.
Y muchas otras cosas que Uds., los que ya son papás y mamás, me contaran debajo.
A esto hay que agregarle que uno trabaja y que tiene que hacer todo en la casa. Y que a veces estas cansado o te duele la cabeza, pero la tenes que seguir.
Cada caso de adopción es diferente pero les doy como ejemplo el nuestro: tenemos dos veces a la semana por 4 horas cada una (jueves y domingos) visitas con sus familias biológicas (esto es por ahora; si las podemos adoptar, nosotros tendremos la opción de decidir cuándo y cuanto). Todas las semanas tenemos o la visita de la trabajadora social, o de la representante legal, o de algunos de los tantos profesionales que las están siguiendo de cerca; debemos llevarlas a su pediatra o al especialista de oídos, o al que sea.
Las dos, pero principalmente Jes, tienen retraso en el habla y estamos haciendo todo lo que nos indica el condado de Los Ángeles para ayudarlas y más. Las hemos metido en un programa de UCLA en donde les están haciendo unos estudios muy extensos para determinar sus problemas y así ayudarlas como corresponde.
Todo esto toma muchísimo tiempo y no solo cansa a las chicas sino por supuesto a nosotros también.
Entonces para aquellos que se entusiasman con ser padres o madres porque de vez en cuando están con un sobrino o el hijo de una amiga cuando este está de buen humor y con el culo limpio, les digo: piénsenlo bien; tómense su tiempo.
En mi caso personal, no siento que sea más trabajo que el que me había imaginado. Debo decir que las visitas con sus familias biológicas y con tanto profesional son muchas veces un tanto abrumadoras.

Pero la recompensa hace que valga la pena.

Y si, nos ha cambiado la vida radicalmente y para siempre, tal como queríamos. Y si, es verdad que es un gesto de amor: pero no se confundan, es de ellas a nosotros. Nosotros solo podemos dar gracias.

Thursday, July 29, 2010

A Dos Meses

Hace dos meses que estos dos mostros llegaron a nuestras vidas y nos las pusieron patas para arriba, tal como tanto queríamos. Y lo repito, pareciera que siempre fue así, que hubiéramos vivido mucho más tiempo juntos porque es como que nos pertenecemos los unos a los otros. Se han pegado de una manera maravillosa a nosotros, y nosotros a ellas.

Cada semana tenemos que llevarlas a que pasen cuatro horas con la familia que las tenía antes. Cada semana tenemos que ir juntos a visitar a su papá biológico. Al final, sin problemas, quieren volver con nosotros a casa. Y eso que este proceso de tantas visitas no ha sido fácil para nadie.

Y en cierto punto nos sentimos un poco frustrados porque creemos que no nos fueron claros con la situación de las nenas en un principio.
Siempre dijimos, inclusive el día que nos llamaron por las chicas, que solo queríamos adoptar y no ser papas de crianza porque no estábamos preparados para criar y después desprendernos. Fuimos muy claros.
Unas cuantas semanas después de que Jessi y Sami se movieron con nosotros, nos dimos cuenta de que el papá era un buen tipo y quería mucho a sus hijas, y que estaba haciendo lo que le había pedido el juez para recuperarlas. Le comente lo que estaba notando a nuestra trabajadora social y me dijo que ella había sentido lo mismo pero que nos serviría de experiencia. Ale y yo nos bajoneamos y realmente no sabíamos que hacer.
Hablamos con nuestra trabajadora social y con la de las nenas y les contamos como nos sentíamos y que estábamos en una situación en la que nunca quisimos estar. Mucho no pudieron decirnos. Sabemos que el papá biológico tiene cita en la corte con el juez que lleva el caso y aquí se puede decidir si él recupera a sus hijas o no. Pero también puede suceder que le den una extensión de 6-10 meses para seguir haciendo lo necesario para recuperarlas.

¿Y nosotros? A tan solo dos meses estamos super pegados. ¡Imagínense en noviembre o en 1 año y medio!

Ahora estamos bastante más tranquilos. El hecho de que tenemos que ir de acá para allá con su familia anterior y el papá y visitas de médicos no ayuda en cuanto a estrés, pero ya tomamos la decisión de esperar hasta noviembre cuando la cita en la corte. Como dice la trabajadora de las chicas, todo puede pasar, para un lado y para el otro.
Nosotros queremos que pase lo mejor para ellas. Si volver con su papá es lo mejor, bienvenido. Pero debemos pensar en nosotros también. Y otra vez, soy tan afortunado de que Ale está conmigo, de que esto lo estamos haciendo juntos…

Por ahora, nos relajamos y las disfrutamos a full. No hay nada más maravilloso que estar distraído y que alguna de las dos me venga a abrazar y besar. No hay nada que me llene más que ver sus caras de felicidad cuando volvemos de trabajar.
Cada noche cuando vuelvo del trabajo – porque Ale llega un poquito más tarde – yo me encargo de bañarlas y de darles de comer. Me fascina hacerlo.
Y antes de ir a acostarme, voy como cien veces a su habitación a cubrirlas y a acariciarlas y a verlas dormir. Tal como me lo había imaginado.

Friday, July 2, 2010

Mis Primeros Momentos por Ale

La teoría es muy linda pero cuando hay que ponerla en practica... que distinto! Se nos había aclarado que cada caso era distinto, eso era algo fácil de imaginar...también sabíamos que no había libro que nos dijera como actuar.
Sigo pensando que una adopción ''normal'' es como estar embarazados. Algo que se desea, algo que se siente, algo que se va gestando, algo que crece, los primeros sonidos, la primera foto, crece más, se mueve, soñas, sigue creciendo, llega el momento...y lloras como un tonto, es no poder creerlo, es como lo soñaste, tiene todos los deditos... y seguís llorando.
Claro no es lo mismo para algunos pero para nosotros si lo era. Sabíamos que de alguna manera esos pasos se irían cumpliendo.
Se nos aclaro que podía haber excepciones, casos distintos. Se nos dijo que tendríamos que esperar por lo menos seis largos meses, así que dije: “Pablo pongamos nuestras energías en otra cosa para que se nos pase el tiempo mas rápido...”
Y sin pensarlo ni esperarlo, a menos de un mes de eso, el teléfono sonó por primera vez a las 3pm, nos dijeron que era una urgencia, dos nenas, hermanas. Teníamos solo 15 minutos para pensar y decidir, claro podíamos decir que no... Pablo me pregunto qué pensaba yo... dije que si, yo le pregunte a Pablo y él me dijo... “prefería una nena y un varón...” pero al mismo tiempo dijo... “pero si estuviésemos embarazados y quisiéramos un varón y viene una nena, no la vamos a querer?”... sonó el teléfono por segunda vez, había que contestar...
A las 6pm volvíamos a casa en el auto 4, cuando habíamos salido 2... La familia había crecido en un abrir y cerrar de ojos.
Las cosas son como son, lo pensé distinto... como un embarazo... viviendo todos los pasos.
Pero el destino nos sorprendió esa tarde, sin lagrimas y sin entender, Samantha con ganas de jugar y Jessica con mucha timidez, no soltaba su muñeca ni levantaba la cabeza para poder verle la carita. Después de firmar unos papeles nos encontramos con ojos de susto y preguntándonos con Pablo que estábamos haciendo... estaba bien así? de esa manera? pero no podíamos hablar, no nos salía la voz...solo nos mirábamos. Después de unos minutos manejando y en silencio me di vuelta y las dos dormían profundamente... el día estaba siendo muy largo para ellas. Ahí nos salió la voz... y ahora qué hacemos?... vamos de compras! no tenemos pañales, ropa, pijamas, leche..... En la tienda a Jessi se le iluminaron sus ojitos celestes cuando vio un par de zapatillas rosas, en ese momento nos regalo su primer sonrisa, con Sammi ya veníamos a las risotadas, se abrazo a un pavo de peluche y nos mostro una vez más sus dientitos todos chuecos y lo oscuro de sus ojos verdes demostrándonos su alegría... empezábamos a conocernos.
En la vida real, como en los cuentos no hay que preguntar que pasara más adelante pero si hay un guion para seguir... no importa quién lo escribe lo importante es seguirlo y ver qué pasa.

Monday, June 14, 2010

Dos Semanas Despues/ Two Weeks After

Ha pasado solo un poco más de dos semanas pero parecería que siempre fue así, como si nuestra vida no hubiera sido diferente alguna vez. Y créame que cambio: desde cómo me levanto hasta a qué hora; desde que cómo hasta como cómo. Sentarnos en el sillón a mirar televisión parece una utopía.

Las chicas tienen un poder de adaptación increíble. Cada una tiene un carácter completamente diferente. Y cada una expresa lo que quiere de una manera única.

Jessica es la mayor y la que ha madurado antes de tiempo. Aun no habla como debería para su edad y usa pañales, pero en todo lo demás, ella tiene más de 2 años y medio. Sabe comer, vestirse y bañarse sola; entiende todo lo que le decimos y sin ningún problema nos ayuda cuando se lo pedimos; cuida y trata a su hermanita como si la diferencia no fuera solo de un año, sino 15. Hacemos lo imposible para que disfrute de su edad y de su inocencia. Y se está relajando. Que placer.
Samantha es la menor: toca todo y se lo lleva a la boca; me contesta cuando no le gusta algo; le gustan los juegos bruscos (le enloquece que la revolee en el aire y treparse sobre mi) y no le importa esperar hasta que nos distraigamos para hacer lo que no le permitimos. Aunque me cansa, me gusta que me canse.

Las dos disfrutan enormemente estar con nosotros, en casa, en el pasto en el parque, paseando por donde sea. Nos dimos cuenta que no pueden estar solas: si vamos a cualquier habitación, ellas nos siguen (y eso que nuestro departamento es chico y bien abierto). Recién ahora están durmiéndose sin problemas a solas.

No todas han sido rosas. El encuentro con su pasado – que en realidad no ha dejado de ser presente – viene siendo difícil, mucho más aun, por supuesto, para Jesi. Pero vamos aprendiendo y haciendonos fuertes de las tormentas; y mas pegados los unos a los otros.

La semana pasada salí solo a buscar a Ale a la salida del trabajo. Iba cargado con un enorme bolso – lleno de pañales, toallas, talco, juguitos, etc. – colgando de mi hombro, Sami en mis brazos, y Jesi agarrada de mi mano. Cuando pase frente a una ventana, vi mi reflejo y me di cuenta que estaba viéndome como me había soñado toda mi vida.

English Version

It’s been just a little bit over two weeks but it seems as if it has been always like this, as if our life had not been different a while ago. And believe me that it changed: from how I wake up until when, from what I eat until to what I eat. Being sat on the couch watching TV seems utopian.

The girls have an incredible way for adjusting. Each one has a different character and expresses what they want in a completely different manner.

Jessica is the oldest one and the one who has matured faster than needed. She does not speak much for her age and still needs diapers, but in everything else, she is older than 2 ½ years old. She can eat, dress, and bathe herself; she understands everything we say and has no problems helping us when we ask for anything; she takes care of her little sister as if the age difference were not 1 year but 15. We do everything we can for her to enjoy her age and its innocence. And she is starting to relax. Beautiful.
Samantha is the youngest. She touches everything and puts it in her mouth; she answers me back when she does not like something; she likes to play rough – loves me to throw her in the air and to climb over me – and she does not care waiting for us to look to the other side so she can do whatever we told her not to do. She tires me; but I like it.

Both of them enjoy enormously being with us, at home, in the park, walking anywhere. We also noticed that they don’t like to be alone: if we go to the bedroom, they will follow us – even in a small apartment like ours. They just started to fall asleep without us in their bedroom.

Not everything has been roses. Encountering the past – which is really their present too – has been difficult, even more, of course, for Jesi. But we are learning and getting stronger after every storm; and even getting closer one to the other.

Las week I left home without Alex. I was going to pick him up from work. I was walking with a huge bag – full of diapers, towels, juice, powder, etc. – hanging from my shoulder, Sami on my arm, and Jesi holding my hand. When I passed in front of a window, I saw my reflection and realized that I was looking at what I had dreamt for so long.

Monday, May 31, 2010

Hoy es feriado en los EEUU, pero el zapato, o sea yo, está trabajando. Entonces aprovecho para contarles en general porque no le puedo contestar a cada uno individualmente. Me disculpo pero el tiempo no me da. Gracias por los emails, mensajes en el Facebook, y llamados de todos. Leemos todos y están buenísimos, ya sea por los consejos (que ya estamos poniendo en práctica) como la buena onda y el amor.

Ayer domingo trabaje. Cuando llegue a casa Ale estaba con un ataque de nervios (creo que es stress de postparto, Ja). No es que las chicas sean lieras, para nada. Lo que pasa es que la chiquita, Samantha (es media brujita la guacha), había comido casi nada en dos días y no se tranquilizaba; ni siquiera pueden dormir la siesta. Y algunas otras cositas.

Pero después estuvimos juntos haciendo cosas y salimos a comprar unos abrigos que no tenían y otras cosas que necesitábamos. Así que paseamos y se portaron super bien. Volvimos como a las 8:30 y estaban esperándonos Fátima y David (Uds. ya los conocen por anteriores postings) porque necesitábamos que se conocieran. Fueron los primeros de todos entre amigos y familia. [Bueno, mi vieja, mi hermana, mi hermano y su novia, las vieron por internet. Están todos rechochos. Y al papá y hermano de Ale que no tienen cámara, les llamamos y les pedimos que abrieran el email sin decir nada. Cuando el papá vio las fotos se puso a llorar.]

Entonces comimos los seis juntos en la mesa y todo estuvo más normal por primera vez (las dos comieron bien. Sami por primera vez.). En seguida la más grande, Jessica, se engancho con Fátima y David. Empezamos a bajar las luces y la música y nos sentamos todos juntos en el living para empezar el trámite de ir a dormir. Jessica sin extrañar por primera vez, cayo fundida en los brazos de Fátima. A Samantha, que es mas brava para estos asuntos, la senté sobre mi falda y despacito la recline sobre mi (nunca se había dejado) y le frote el estomago hasta que se durmió.

Durante la noche Sami se despertó 5 veces: solo hay que ir y mirarla por unos minutos (sin tocarla porque esta chinchuda) y se duerme otra vez.

Esta mañana cuando me fui, estaban Sami desparramada arriba de Ale y Jessi al lado, bien pegados los tres tapados con una colchita, comiendo cereal sentados en el sillón. Le acerque un café a Ale, les di un beso a los tres y me fui al trabajo.


Quiero decir que es muy importante para nosotros que continúen teniendo todos los afectos que les hacen bien. Creemos que la familia que las crio hasta ahora es maravillosa y deseamos que continúen teniendo una excelente relación con ellos. No creo que sea difícil. Pero queremos hablar con alguien que nos explique cómo hacer esto de la mejor manera para evitarles a las chicas una perdida cada vez que se despiden.

No sabemos si las podremos adoptar; hay que esperar pero nos dijeron que la probabilidad es grande. Ya nos preguntaron en el blog por el varoncito. No sé nada ahora porque estamos en el limbo. Pero hasta la semana pasada ya habíamos pensado con Ale de que en un par de años nos gustaría darle la oportunidad a un chico mas grande, uno de los “difíciles” de ubicar. Uno como el de mi amigo Ariel. Y quizás sea el varón. Pero please, déjennos disfrutar de esto, carajo!

Ahora una anécdota. Sé que se van a cagar de risa, especialmente las mujeres, y voy a quedar como un zapato. El sábado, o sea el segundo día, le fui a cambiar los pañales a Jessica que todavía no está acostumbrada a usar el baño. La subo a la mesada de la cocina y cuando le saco los pañales se había cagado hasta la mitad de la espalda. Olía como el diablo (creo que le habían dado frijoles) pero bueno, ese no fue el problema. Que impresión me dio limpiarle la cuchufleta (mi vieja usaba ese término, eh)! Sorry, he limpiado culos cagados pero no ahí.

English Version

Today is a holiday in the US, but the fool, me, is working. So I make good use of it and I am going to write to you all because I cannot do it individually to each of you. I apologize but I have no time now. Thanks for all the emails, the Facebook messages, and the calls. We read everything; all of them were great, either for the pieces of advice (that we are putting into use) or for the good vibe and the love.

Yesterday, Sunday, I worked. When I got home, Alex was at the verge of a breakdown (I think it’s post-partum depression, ja). It’s not that the girls behaved badly; not at all. Happens that the younger one, Samantha, had not eaten anything since they got home and was not very quiet; they couldn’t even take a nap. And other little things.

But later, we were together preparing things at home and went out to buy a few sweaters for the girls – didn’t have any – and other things we needed. So we went to a few places and they behave very well. We returned home around 8:30 and Fatima and David (you all know them) were waiting for us because they all had to meet each other. They were the first family or friends meeting the girls.
[Well, my mom and siblings saw them through the Internet. They all were really happy. We call Alex’s father and brother – they don’t have a camera – and without telling them anything we asked them to open their email. Alex’s dad started crying when he saw the pictures.]

Then the six of us had dinner at the table and everything looked “normal” for the first time (both ate very well. First time for Sami). The oldest one, Jessica, felt comfortable right away with Fatima and David. We started turning off some lights and turning down the music to begin the ritual of going to sleep; we all sat in the living room. Jessica for the first time did not think (I think) about her other family and fall asleep, very calmly, in Fatima’s arms. I sat Sami in my lap – going to sleep is an issue with her – and I slowly made her fell over me (she had never left me before); I rubbed her tummy until she fell asleep.

Sami woke up 5 times during the night: we only have to go and look at her for a few minutes (she doesn’t want us to touch her because she is grumpy) and she falls asleep again.

When I left this morning, Sami was sat on Alex’s lap and Jessi besides him, the three of them on the couch covered by a blanket. The girls were eating Cheerios and drinking milk. I gave Alex a cup of coffee, kissed the three, and left.


I want to tell that it’s very important to us to continue the relationship the girls have with those who love them well. We believe that the family that they were with is wonderful and we want to preserve that relationship with them. I don’t believe it’s gonna be difficult. But we want to talk with somebody who can explain how to make that transition easier for the girls and avoid a new loss every time they have to say goodbye.

We don’t know yet if we will be able to adopt them; we have to wait but we were told there’s a big chance. Somebody already asked us in the blog what about a boy; I don’t know anything because we are in a limbo. However, we had been talking last week about adopting an older child – one of those who are difficult to place – in a couple of years. And it may be a boy. But please! Let us enjoy this now!

Sunday, May 30, 2010

Los Primeros Dos Dias/ The First Two Days

Es como caminar sobre la cuerda floja. Es como que sabemos que hacer pero sabiendo que no sabemos nada. Es como sentir los efectos de la anestesia después de ir al dentista, pero en el cerebro. Sé hacia donde caminar pero siento que estoy desorientado. Sé cuanto más lo amo a Ale pero casi no lo he podido tocar. Es raro. Todo es tan frágil.

La situación en que nos entregaron a las nenas no ayudó por eso doy gracias de que son unas santas y están bien educadas. Solo nos las dieron con la ropa puesta – incluyendo sus pañales mojados – y la seguridad de que no eran alérgicas a nada. Su trabajadora social no sabía nada: ni que comían, ni cuando, ni como era su rutina, ni que les gustaba y que no, ni como dormían, ni, ni, ni. Ni siquiera quería darnos su número de celular por si algo pasaba en este fin de semana largo. Estuvimos a lo sumo quince minutos entre tratando de conocernos y firmando papeles. Al final, la trabajadora social de las nenas nos dijo si teníamos alguna pregunta. Cortésmente le conteste: “Para que si no vamos a obtener ninguna respuesta.” Me frustro. Ni siquiera nos acompaño hasta el auto.

Tomamos a las nenas y un asiento de coche que nos presto – solo teníamos uno para la mas chiquita – y ahí partimos, totalmente hacia lo desconocido (en realidad a comprar todo lo que no teníamos, o sea todo excepto las camas.).

Ayer sábado fue raro porque al despertarse fue como empezar de cero otra vez: ojos de “¿y Uds. quiénes son?” y “¿dónde estamos?” Y en la tarde nos encontramos con la familia que las había criado por un largo tiempo. Le habíamos prometido a la trabajadora social. Se les iluminaron los ojos al verlos: quienes creían que eran su mama, su mama grande, su tíos. Por un lado estuvo bueno porque se nota que las quieren muchísimo (no sé porque no pudieron quedarse con ellas) y nos dieron todos esos detalles que necesitábamos: que les gustaba y que no, como dormían, sus horarios, etc., etc., etc. Lo malo fue la despedida, especialmente para la más grande. Y encima ellos 4 se iban llorando. Aunque no deseamos cortar esta relación, creo que por ahora no es productiva. Primero deben acostumbrarse a su nuevo hogar. Después, el tiempo dirá.

La mas chiquita tiene su carácter y no le gusta mucho que le digan que hacer (si, con un año y medio). Toca todo (todos los adornos de la casa ahora están a más de un metro de altura; si, todo amontonado. Imagínense: es casa de locas, ok?) pero entiende el no y hasta cierto punto hace caso. Tiene pelo más bien corto (porque no le ha crecido) e indomable, ojos grandes y los labios de Angelina Jolie. Le cuesta dormirse porque no se quiere acostar y no quiere que la toquemos cuando esta durmiéndose. Pero tampoco puede dormirse sin que nos vea. Aprendí que es cosa de esperar unos minutos hasta que sus parpados no tengan más fuerza para abrirse por una última vez.

La más grande tiene la carga de ser la mayor, la carga de haber pasado por más manos. Aunque casi no dice palabra, habla con los ojos y la sonrisa. Es madura y bien respetuosa. Tiene los ojos tan grandes como su hermana y los labios casi tan pulposos. Su pelo, apenas ondulado, le cae por debajo de los hombros. Adora el “pink” y le cuesta relajarse y dejarse llevar por la inocencia de su edad.

Los cuatro estamos tratando de conocernos, de entendernos, de encontrar tierra firme. Ya nos ganamos la confianza de sus abrazos. Espero que pronto nos ganemos la confianza de sus ojos.


English Version

It's like walking on a tightrope. It is like knowing what to do but having the feeling that we know nothing. It's like feeling the effects of the anesthesia after going to the dentist, but in the brain. I know where we are walking to but I feel disoriented. I know I love Alex even more but hardly have I been able to touch him. It is weird. Everything is so fragile.

The situation in which we received the girls did not help, so I give thanks that they are very well behaved. We received them with only the clothes they were wearing - including their wet diapers - and good news that they were not allergic to anything. Their social worker knew nothing: what they ate or when, nothing about their routine, what they liked and what no; nothing. She did not even want to give us her phone number; we wanted it just in case something happened during the long weekend. We had around 15 minutes between attempting to meet each other and signing the paperwork. In the end, the girls’ social worker told us if we had any questions. I politely replied: "For what? We are not going to get any answers anyway, are we?" I felt frustrated. She did not even come to the car with us.

So we took the girls and a car seat that they lend us – we only had one the little baby - and we left, completely into the unknown (Really we went to buy everything we didn't have, which was everything except the beds.).

Yesterday, Saturday, was weird because waking up was like starting from scratch again: their eyes said "who the hell you are?" and "where are we?" In the afternoon, we met with the family that had raised them for a long time. We promised it to their social worker. The girls’ eyes lighted up when seeing them: they were who the girls though were their mom, their grandma, their uncles. It was good because we noticed how much they were loved (I don't know because they could not keep the girls) and also because they were able to tell us everything we needed to know: what they liked and what not, when they go to sleep, their schedules, etc., etc., etc. The bad part was the farewell, especially for the oldest one. And to make it worst, the whole family was crying. Although we don't want to cut this relationship, I believe that it is not productive at this time. The girls must first get used to their new home, ours. Then, time will tell.

The little one has an attitude and do not like much to be told what to do (yes, a year and a half). She touches everything (All the ornaments of our apartment are now 4 feet or above; can you imagine? In a gay home?) but understands “no” and to some extent she behaves well. She has short (because it has not grown yet) and indomitable hair, large eyes and the lips of Angelina Jolie. She takes her time to go to sleep because she does not want to lie down and she doesn’t want us to touch her when she is falling asleep. But neither can she sleep without us watching her. I learned that I have to wait a few minutes until her eyelids have no more strength to stay open.

The other girl has the burden of being the oldest one, the burden of having gone through too many hands. Although hardly says a word, she speaks with her eyes and smiles. She is mature and very well behaved. She has eyes as large as her sister’s and lips almost as big. Her barely wavy hair falls below her shoulders. She loves pink and it’s hard for her to relax and be carried away by the innocence of her age.

The four of us are trying to know each other, to understand each other, to find solid ground. Already we have won the confidence of their hugs. I hope that soon we win the confidence of their eyes.

Saturday, May 29, 2010

28 de Mayo de 2010/ May 28th 2010

Hoy a las 3 de la tarde durante mi hora de comer, la supervisora de nuestra trabajadora social me llamo. Hoy viernes es el comienzo de un fin de semana largo aquí y nuestra trabajadora social se había ido afuera de la ciudad.
La supervisora se presento y me dijo: "Tengo dos nenas; pero tienen que tener donde dormir esta noche. Es una urgencia. Necesito una respuesta lo más rápido posible" Todo lo que agrego después quedo en medio de una nebulosa.
Como pude, le pedí que me diera toda la información que tenia disponible: trate de recordar las clases con las listas de preguntas. Y sobre todo, le dije que necesitaba, primero que nada, volver al trabajo para charlar con Ale.
Cuando llegue, le pedí a Ale que se siente y en cuanto le dije que me había llamado la trabajadora social, se le llenaron los ojos de lágrimas. Ambos teníamos esperanza de que nos llamaran antes de fin de año, nunca se nos ocurrió que tan pronto. Le llene con todos los detalles, como que todavía no estaban completamente libres de que las reclamara alguien – aunque su mamá ya perdió la patria potestad.
A las cinco estábamos llegando a las oficinas del centro de Los Ángeles para recogerlas –lo habíamos pensado un poco pero no dudamos que hacer - con los pies y el estomago temblando. Aunque yo tenía las ganas de que una de ellas fuera “uno,” ninguno de los dos sentía decir que no. Cuando embarazado uno no elige sexo.
Estuvimos un ratito firmando papeles y tratando de que las niñas se acostumbraran a nosotros. A las seis nos fuimos rumbo a un supermercado porque no tenían más ropa que la que traían puesta y necesitábamos pañales para las dos.
Una tiene 1 año y medio; la otra cumple tres en Agosto.
Son las 11 pm y recién conseguimos que se duerman. Costo un poquito: la más grande fue una santa durante todo el día, empezó a llorar a la hora de dormir. Seguro extraña.
Es hora de que nosotros nos vayamos a dormir. Cuando pueda poner lo que siento en palabras, les comento por donde ando. Estoy agotado, pero podre dormir?

English Version

Today at 3 o'clock during my lunch break, our social worker’s supervisor called me. Today Friday is the beginning of a long weekend here and our social worker had gone out of the city.
The supervisor said: "I have two girls; but they must have a place where to sleep tonight. It is urgent. I need a response as quickly as possible." I cannot remember very well what she said after that. I was numb.
As I could, I asked her to give me the information that was available: I tried to remember the classes with the lists of questions. And above all, I said I needed, first of all, to return to work to talk with Alex.
When I arrived, I asked Alex to sit down and as soon as I told him that I had received a call from the social worker, his eyes were filled with tears. We both did not expect anything before the end of year; never occurred to us that it could happen this soon. I filled him with all the details like they were not yet completely free - although their mom already lost parental rights.
At five, we were going to the downtown Los Angeles offices to see them - so we thought about it a little but did not have doubts – with our feet and stomach trembling. Although I had desired that one of them were “he,” neither of us felt saying no. Nobody chooses their children’s sex.
We signed some papers and spend a little of time with the girls so they could get used to us. At six we headed to Target because they had no more clothes than the one they were wearing and we also needed diapers for the two.
One is 1 and a half, the other will be three in August.
It’s 11 pm and they just felt asleep. It wasn’t that easy: the oldest one had been really quite throughout the day, but started crying when we said something about going to bed. I am sure she misses her family.
It is time for us to go to sleep. If I can put what I feel in words, I will write them and show them to you. I am exhausted, but will I be able to sleep?

Monday, May 24, 2010

Tiempo de Relajarse/ Time to Relax

Hace un par de semanas hable con nuestra nueva trabajadora social, Perla. Mario, con el que habíamos trabajado hasta ahora, estaba esperando que recibamos la carta de aprobación para tomar un puesto nuevo que había querido por años. Nos pareció buenísimo el gesto; siempre se porto muy comprensivo con nosotros y sentimos su apoyo todo el tiempo.
A Perla la llame yo para presentarnos y para que nos conociera un poquito. Fue muy atenta y nos dijo que de ahora en mas es esperar. Me conto que casos como el nuestro toman aproximadamente entre seis meses y un año hasta que se encuentre un niño. Raramente tarde menos o más.
Ya llevamos más de un mes en la lista de espera. Ojala que recibamos algún llamado antes de fin de año.
Así que lo mejor es relajarse, poner nuestra energía en otras cosas, y desviar nuestros pensamientos para que el tiempo pase sin que nos demos cuenta.
Suena más fácil decirlo que hacerlo.

English Version

A couple of weeks ago, I talked with our new social worker, Perla. Mario, with whom we had been working since the beginning, was waiting for us to receive the approval letter to take a new position he had waited for a long time. It was very nice; he has been very understanding and we have always felt his support.
I called Perla to introduce ourselves so she could know something about us. She was very nice and told me that now it’s a matter of waiting. She says that cases like ours take between six months and 1 year to find a match. Exceptionally it takes less o more than that.
We have been over a month on the waiting list already. I am hoping to get a call before the end of the year.
So the best is to relax, to put our energy in something else, and to think about anything but not the adoption; the time will go even faster this way.
I guess it’s easier to say it than to do it.

Friday, May 14, 2010

"Tus Miedos-Mis Miedos / Your Fears-My Fears" by Ale (x)

"Como explicar que es lo que hoy más me preocupa, digo... un hij@ es una de las responsabilidades mas importantes en la vida, hasta que decide irse, aunque para un padre y lo digo como hijo, esa responsabilidad nunca llegue a su fin. Pero supongo que también es la más reconfortante, por lo seguro en la mayoría de los casos. Anteriormente Pablo hablo de sus miedos, comparto algunos, otros no.
Creo que siempre fui muy padrazo, desde chico. Me acuerdo con mi hermano menor, tenemos una diferencia de años y a mi parecer eso hizo que lo deseara y esperara más o por ahí de distinta manera, y buscaba hacerme cargo de él. Claro, si bien no era mi responsabilidad yo me la creía, me gustaba. Después vino mi sobrina mayor, trabajaba con mi cuñada Mariel, compartíamos pañales, monerías, embestidas en andador... casi tres años. Al mismo tiempo estaba la hermana de Pablo que con ciertos problemas de aprendizaje en la escuela me desesperaba por ayudarla... y no podía!
Como dije antes siempre fui padrazo o por decirlo de manera distinta siempre me gusto esto de jugar a ser papá. Pero hasta que Pablo empezó a hablar de un hijo... de adopción... y siempre de manera seria. Hasta ese momento no lo había pensado como algo real, tangible... y ahí empezaron mis miedos.

En la realidad en que vivíamos en nuestro país en ese momento, cosa que lamentablemente no ha cambiado mucho (pero haciendo todo lo posible hoy desde nuestro lugar, como mucha otra gente, para que esto se revierta) realmente la posibilidad era muy lejana, en lo que a leyes se refería, que pasaría?... como miraría la sociedad a mi hijo?... como lo trataría?
Sabia que nada era imposible, un hijo podía llegar de una u otra manera, aunque parezca descabellado así lo sentía...pero y después? El solo pensarlo me generaba mucho miedo. Y aclaro que nunca sentí miedo por mí, me refiero a que nunca dude como criarlo o de qué manera enseñarle respeto por los demás pero era tratar de ponerme en lugar de ese chiquito e intentar ver o sentir por él. En la escuela, en la plaza, en el mercado...como lo mirarían con dos papás? sentía que en mi país no podría ser. Razón por la que siempre le dije a Pablo que si pero que no era el momento, claro nunca le oculte ese miedo.

Y ahí fue cuando decidimos como, se dice, ''probar suerte'' en otro lado. Acá las cosas son mucho más organizadas, todo es mucho más tranquilo y la gente es respetuosa. No quiero decir, y no es porque no los haya o no me topare en el futuro con algún desubicado, que acá no exista quien te mire un poco raro, o que se adelante para ver quiénes van dentro porque vieron la banderita de colores en la parte trasera del carro. La gente pareciera mas abierta, o si piensan distinto no te van a gritar nada desde una ventana o de la vereda de enfrente...se es mas ''vivir y dejar vivir''.
Claro nada es perfecto, y lo digo ya que todavía no nos podemos casar legalmente pero si podemos adoptar juntos como padres.
Ya paso un tiempo de nuestra nueva vida y más tiempo aun desde la primera vez que Pablo me propuso ser papás... y saben qué? ... ja! los miedos siguen igual.... pienso que la sociedad, el entorno o como se lo quiera llamar tiene mucho que ver con los miedos, o por lo menos en mi caso, porque estoy seguro de como lo vamos a cuidar entre nuestras cuatro paredes pero y cuando salgan solitos... si me acuerdo que mamá dormía con un ojo abierto hasta que no llegábamos en la madrugada y estoy recordando cuando yo era adolescente... no me quiero imaginar cuando lo deje en la guardería o en la escuela...

También espero tener serenidad e inteligencia para pasar ciertos momentos. Les voy a contar algo que me paso hace un tiempo, que si bien me saco de lugar, después nos reímos mucho con Pablo por mi reacción... y bueno ya dije que soy padrazo pero también sobreprotector y con poca paciencia. Estábamos con Pablo y dos de nuestras sobrinas, una de 6 y la otra de 3 años, en una casa de hamburguesas en las que hay juegos para los chicos, claro ninguna de las dos querían comer sentadas...un bocado y a correr. El tema es que no estaban solas...habían dos nenas casi de la misma edad de nuestra sobrina mayor. Corrían y se metían en esos tubos que forman laberintos... en eso, sale la más grande de nuestras sobrinas con cara de asco y los ojos llenos de lágrimas y lo que es peor... traía hamburguesa masticada por una de las otras nenas desparramada por todo el pelo..... en lo que yo ,endemoniado, increpaba a la nena, que claro esta si bien lo que hizo dejaba mucho que desear pero no puedo dejar de culpar a los padres, la madre ni se inmutaba ante lo que pasaba ya que estaba muy concentrada con una bolsita de papas fritas y su big mac con queso... claro cuando me percate de esto, me abalance ante ella exigiendo que cuidara los modales de su hija.... después de tragar el bocado que fagocitaba, me respondió: ''usted está muy pendiente de su niña, déjelas...son cosas que chicos.'' Por suerte en ese momento llego Pablo a rescatarme... o rescatarla. Debo de reconocer que por ahí estuve un poquito exagerado, pero como no reaccionar?

Siento que los hijos son un reflejo de lo que somos como padres y lo que les enseñamos sin olvidar que son seres individuales, que piensan y sienten por sí mismos, pero como no querer tenerlos todo el tiempo abrazados fuerte, fuerte o que no se muevan de nuestra mirada para que no les pase nada malo?
También creo que esos miedos no difieren mucho de un padre homo o hetero, son miedos de padre no importa de dónde ellos vengan. Creo que uno no puede como dije al principio dejar de preocuparse por un hijo, y lo que es peor que los miedos van a ir mutando a medida que los chicos crezcan....si ya se, por ahí estoy magnificando la cosa o adelantándome y que tengo que ir despacito y paso a paso... y eso que yo no soy muy de pensar por adelantado."

English Version 

 








"I don’t know how to explain what worries me the most; I say... a child is one of the most important responsibilities in life until he decides to leave; though as a parent - and I say this as a son -  that responsibility never come to an end. But I suppose it is also the most comforting thing in most cases.
Previously Pablo spoke of his fears; we share some, others not. I believe that I have always had a paternal instinct since I was a boy. I am 11 years older than my younger brother. I still remember how much I expected him. It was not clearly his father, but I felt it was my responsibility to take care of him and I liked it.
Later, my older nice was born while I was working with mi sister in law; we shared diapers, children’s stuff…for almost three years. At the same time there was Pablo’s sister, who had a learning disability: I wanted to help her but couldn’t.  
 As I said before, I have always felt like a father or playing to be one. But until Pablo began to speak of a child... of adoption and always so serious about it… I had not thought about it seriously until that moment as something possible… and then my fears started to come up.
The Argentina’s social climax was not the best. I used to think that adoption was something very far away in the future; the laws did not allow it; what would have happened? How society would have looked at my child? How would he have been treated?
I knew that nothing was impossible, that we could have had a child in different ways; it might sound weird but I felt that. But, what after? Thinking about the future scared me. I have to say that I have never felt fear for me; I mean I have never doubted myself about taking care of a child. It was about being in his shoes trying to feel and see like him… in the school, in the park, at the supermarket. How people would have looked at him having two daddies? I felt that it was not going to be possible in Argentina. This is why I always said to Pablo yes but this is not the moment. I have never hid my fears.
Then it was when we decided to go somewhere else.  Here things are much more organized; everything is quieter; and people are more respectful. It’s not that everything is perfect and I am not going to come across some jerk that it’s going to look at us weird or is going to say something offensive, but it seems that people are more open mind or at least they wouldn’t say right away what they are thinking. Here is more “live and let live.”  Of course, nothing is perfect; I say it because even if we can adopt together as a couple, we cannot get married.
Life went on and it’s been a long time since Pablo asked me for the first time to be parents… and you know what? Jaja, fears are still there. I think about that society has something to do with our fears. I am not afraid about our parental skills at home, but I think about him when going out. I still remember that my mom would not sleep until we were at home those Saturday nights. And this is when we were teens; I cannot imagine when leaving my child in kinder or at school.
I also hope to have serenity and intelligence to go through certain moments. I am going to tell you something that happened a while ago; Pablo and I laugh at it when we remember what happened but it was certainly uncomfortable at the moment due to my reaction. Pablo, our two nieces - one of 6 and the other 3 year old - and I were eating hamburgers in a place where there was a room for children to play. The girls just wanted to play, of course; they would bit their hamburgers and run into the playground. We were not alone; there were other two girls around the age of our oldest nice. They all were running inside those tubes with ups and downs. At some point, our oldest nice came to us with an ugly face and her eyes full of tears; and what was worst, she had pieces of hamburger in her hair. I went to the other child because she has spitted on my girl; the mother was sitting there, eating without even paying attention to her children. So I went to tell the lady to take care of her girls to what she said: “You are paying too much attention to your girls; leave them alone; it’s children’s stuff.” I was lucky that Pablo came to rescue me at that moment or to rescue her. I must admit that I exaggerated a little, but who would not react?
I feel that our children are the reflection of what we are as parents and what we teach them. We should not forget, though, that they are independent beings that think by themselves; but who wouldn’t want to hug them all the time so to take good care of them always?  So nothing bad happens to them.
I also believe that our fears are the same independently if we are gay or not; they are parents’ fears; it does not matter where they are coming from. I believe that we cannot stop worrying about our children, and what is worse, that those fears are going to mutate at different moments of our children’s ages. I know: maybe I am thinking ahead and I have to take it slow… step by step. Well, good that I am not always thinking ahead!"

Sunday, May 2, 2010

No Estamos Solos/"It Takes a Village..."

“Porque el deseo de hijo no tiene fin práctico ni otra función más que aquella de evitar que los seres humanos mueran de amor propio, intoxicados por su propia libido tornada hacia sí mismos.”
“De ahí que todos los seres humanos tengan, en principio, derecho a la progenitura; no a la maternidad o a la paternidad, sino a la descendencia. Y bajo el sólo rubro de seres humanos, lanzados a la búsqueda del trasvasamiento de su narcisismo, del pasaje del amor a sí mismos hacia otro ser que se constituye en el depositario de su sueños fallidos.” Silvia Bleichmar


Aunque últimamente estoy muy vago con la lectura – de libros porque de periódicos e internet estoy a full – no hace mucho empecé a leer un libro que uno de Uds. me recomendó: “Padres como los demás: Homosexualidad y Parentesco” de Anne Cadoret.
La primera parte es interesantísima porque me abrió la cabeza a entender como en otras culturas el concepto de familia, de padre, de madre, de crianza, etc., es completamente diferente al nuestro. La idea de trascender mas allá de nuestras vidas o de dejar descendencia es particularmente importante para unos cuantos, pero difiere en gran manera en diferentes lugares del mundo.

A mí siempre me ha gustado la idea de comunidad, de gran familia que va más allá de nuestro núcleo familiar, más allá de nuestro padres y hermanos.

Hay inclusive en la cultura de Estados Unidos – no sé si se usa en todos los países anglo parlantes –una frase que se oye mucho entre cierta gente y que a mí me gusta particularmente: “It takes a village to raise a child,” que significa algo así como que se necesita todo un pueblo o tribu para criar a un niñ@.

[Investigando un poquito me acabo de enterar de que es un proverbio africano (gracias Internet o como me gusto escuchar alguna vez InFernet!) que muestra de que no somos islas, sino parte de sociedades, pequeños mundos o comunidades que nos influencian y a las que pertenecemos.]

Reflexionando a medida que escribo me doy cuenta que esta idea nos ha rondado la cabeza a Ale y a mí, y a varios de nuestros amigos que pronto serán padres y hasta otros mas porque la sociedad en que vivimos nos aliena un poco y el hecho de ser inmigrantes no ayuda. Entonces tenemos la preocupación de que esa “village” que necesitamos como ayuda para criar a nuestros hijos no estára. Me refiero que aquí no tenemos a nuestros papas, a nuestros hermanos, primos o quien sea – quizás hasta un vecino - que nos dará una mano cuando sea necesario, cuando tengamos una urgencia, o estará ahí porque si.

Me he criado en una familia grande con mis dos abuelos paternos como centro de gravitación, y tíos, primos, vecinos, y amigos de todos, alrededor. Y mucha familia adoptada: siempre tuve muchos tíos y tías que eran en realidad amigos de la casa.
Encima vivíamos en el fondo de la casa de mis abuelos (ay, como los extraño! Como extraño, abuela, tus sándwichitos de queso fresco y batata con chocolate o de pan sin cascara con el chorizo colorado que colgabas detrás de la heladera. Como extraño, abuelo, caminar con vos del brazo y sentarme en la cama al lado tuyo para escuchar la oscuridad de tu siesta. Como extraño hablar con ustedes!).

Es eso: creo que extraño.

Es que mis hijos no tendrán eso que fue tan importante para mí: no tendrán a sus abuelos al alcance de la mano, a sus primos o tíos.
Pero si tendrán su propia tribu: tendrán tantos tíos y tías y primos y primas (adoptados, como ellos) que no extrañaran aquello que nunca tuvieron. Y también tendrán su otra familia a la distancia que no estará tan lejos gracias al teléfono y el internet y a los viajes.

Y Ale y yo recrearemos la historia de mi abuelo, que llego sin nada – huérfano, sin siquiera familia – y formó (si, porque él la moldeo junto con la abuela) una familia enorme con hijos y nietos y amigos de los unos y de los otros. Solo espero que nos acompañen y nos adoren de la misma forma que ellos lo han sido.



English Version


"Because the desire to have a child has no practical purpose other than that of preventing humans from dying intoxicated by their own libido rendered towards their own self-esteem function."
"And therefore that all human beings are, in principle, entitled to the offspring; not maternity or paternity, but "descendants." And under the label of human beings, launched in search of their narcissism, of trespassing loving themselves to other being that is the depositary of their failed dreams."
Silvia Bleichmar



Although I have become very lazy in regards with reading – of books because I am always reading newspapers and the Internet - not too long ago I started to read a book that one of you recommended me: "Parents like any other: homosexuality and relationships" of Anne Cadoret.

The first part is very interesting because it opened my head to understanding how in other cultures the concept of family, father, mother, parenting, etc., is completely different from ours. The idea to transcend beyond our lives or leave offspring is particularly important for quite a few, but differs greatly in different parts of the world.

I always liked the idea of community, large family that goes beyond our core family, beyond our parents and siblings.

There is even - I do not know about other countries - a phrase in American culture I have heard used among certain people and that I like particularly: "It takes a village to raise a child."
[Investigating a little I have just learned that it is an African proverb (thanks Internet) that shows that we are not islands, but part of societies, small worlds, or communities that influence us and to which we belong.]

Thinking as I write I am aware that this idea has being around Ale and me and several of our soon-to-be- parent friends because the society we live in alienate us a little and being immigrants does not help. Thus we have the concern that the "village" we need to raise our children won’t be there. I am talking about our fathers, our brothers, cousins or whoever - perhaps even a neighbor - that will give us a hand when necessary, when we have an emergency, or are there just because.

I've been raised in a family with my two paternal grandparents as a centre of gravity, and uncles, cousins, neighbors, and friends all around them. And many adopted members: I have always had many uncles and aunts who were friends of the family.
Above all, we had a small home behind my grandparents’ house (ay, how much I miss them. I miss, grandma, your food and the smell of the house when you were cooking. I miss, grandpa, walking with you holding your arm and I miss being seated on the other bed listening to the darkness of your siesta. How much I miss talking to you both!).

That’s the thing: I think I miss…

It is that my children will not have that that was so important to me: they will not have their grandparents to their fingertips, or their uncles or their cousins.
But they will have their own tribe: they will have so many uncles and aunts and cousins (adopted as them) that they won’t miss what they never had. Also they will have their other family, the one on the distance, which will not be so far because of the phone and the Internet and our trips.

And Ale and I will recreate my grandfather’s story, who came with nothing - orphan without even family - and formed, together with grandma, a huge family with children and grandchildren and friends of one and the others. I just hope they will be with us and will love us as much as we did.

Monday, April 26, 2010

Por Tus Hijos y Por Los Mios/ For Your Children and For My Children


Quizás este miércoles se vote en diputados (Argentina) la ley que pueda permitir a parejas homosexuales casarse. No tengo que explicarles a Uds. lo que significa y los beneficios que traería. Pero les puedo contar lo que me hace sentir.

A Ale lo conocí en 1988, como todos ya saben; pero no saben que me hubiera casado con él en el 89. Era raro porque era algo que yo quería y sentía pero que no podía expresar o gritar a cuatro voces como cualquier otro. Por supuesto que se lo dije a él, pero quien más me hubiera tomado en serio?

Estaba tan seguro de que íbamos a estar juntos para siempre que ya nos imaginábamos viejitos, felices, cuidándonos el uno al otro (y como se imaginaran, en mi cabeza no estábamos solos). Y porque siempre pensábamos en nuestro futuro juntos, también queríamos protegernos.

El tiempo paso y con él todo tipo de cosas: grandes crisis, gente, lugares. Pero la sensación sigue igual; no, en verdad cambio, y mucho, desde que se va concretando lo de ser padres. Ahora nos interesa doblemente lo que va pasar, como nos vamos a proteger, quien va a heredar, y demás. Y ni que hablar de la tenencia de los hijos!

Pero el matrimonio es muchísimo más que eso y las cuestiones legales. Es visibilidad; es inclusión; es ser parte.

Y va a cambiar la relación que tenemos con Ale. No, por supuesto que no va a cambiar nuestra intimidad. Pero podremos llamarnos “mi marido” si queremos, podemos exigir no ser mas “el amigo de” como algunos nos llaman. Bueno, ya sé que no hará maravillas, pero será el cambio que haga maravillas para los que se casen en 10 o 20 años y sea “normal” formar familias homoparentales a la vista del mundo.

Es legitimar. Aunque no te guste, existo. Y también tengo derechos.

Es increíble lo que mucha gente ha estado haciendo para que esta ley salga: con Ale hemos tratado a la distancia de aportar nuestro granito de arena para que así sea.
Yo lo hago por todos aquellos que quieren casarse y tener hij@s; y por aquellos que quieren tener el derecho, la opción de hacerlo si encuentran el amor; por aquellos que ya tienen hij@s y necesitan esta ley para protejerl@s. Lo hago por una sociedad mas justa y porque amo a Argentina. Lo hago por el futuro de tus y mis hij@s.

A nosotros, a Ale y a mí, no nos va a modificar mucho las cosas; estamos un poco lejos. Tenemos que continuar la lucha aquí, en este primer mundo que no es tal en tantos sentidos.
Pero aunque no valga aquí, ya hemos soñado y planeado tener nuestra boda en Buenos Aires con nuestras familias y nuestros amigos. Y sobre todo, con nuestros hijos en brazos.

No escribo mas; tengo los ojos llenos de lagrimas.


English Version


This coming Wednesday might be an important day in Argentina: the House of Representatives is going to discuss a new law that would allow same sex couples to marry. It would be good for the whole republic. I don’t have to explain how significant this law is and the benefits it would bring to these couples; but I can tell you what my feeling are.

I met Alex in 1988, as you all know; what you don’t know is that I would have married him in 1989. It was weird because it was something I was feeling and wanted but that I could not tell everybody as anybody else would have done. Of course, I told him, but who else would have taken me seriously?

I was so sure that we were going to be together forever that we were always thinking about us being old, happy together, taking care of each other (and, as you can imagine, in my head we were not alone). And because we were always thinking about our future, we wanted to protect ourselves.

Time went by and with it, a lot of things: huge crisis, people, places. But the feeling is still the same; no, it has changed, a lot, since we are going to be parents. Now we think so much about what’s going to happen, how we are going to protect each other, who is going to inherit, and so on. And about our children’s welfare.

But marriage is much more than that and legal stuff. It’s about visibility, about inclusion, about belonging.

It’s going to change my relationship with Alex. No, of couse it’s not going to change our intimacy. But we will be able to call each other “my husband” if we choose to do so. We could ask not to be called “my son’s friend (or nephew’s, or brother’s)” as many do it. Well, it’s not going to change things that dramatically, but it will change the world dramatically for those same sex couples who are going to marry in 10-20 years, when being part of a same sex family is “normal.”

It’s about making it right. I exist even if you don’t like it. And I have rights.

It’s amazing how much a lot of people have been working for this law to become real. Alex and I have been contributing from here as much as we can.
I do it for those who want to get married and have kids; and for those who want to have the right to do it, the option, in case they find their loves; for those who already have kids and are waiting for a law that protects them. I do it because I believe a better society is possible and because I love Argentina. I do it for your kids’ future and for ours.

The law is not going to change much our situation. We live far. We have to continue our fight here, in this first world that is not such on many things.

But, even if it’s not valid here, Alex and I have been dreaming about and planning our wedding in Buenos Aires with our families and our friends. And most of all, with our kids on our arms.

I have to stop here; my eyes are wet.

Tuesday, April 13, 2010

Noticias de Ultima Hora/ Last Minute News

Hola todos:
Quería contarles que hace un rato el asistente social llamo a casa y hablo con Ale. Antes de que Ale diga nada (no tenia ni idea de que se trataba), el trabajador social empezó a gritar y celebrar. Nos aviso de que su jefa aprobó el caso y estamos oficialmente en lista de espera. IIIIUUUUUPIIIIII!
Ahora es solo esperar que nos llegue el turno de que alguien que necesita papas se nos cruce en nuestro camino.

Un beso a todos y gracias por acompañarnos.


English Version

Hello everybody:
I want to tell you that a couple of hours ago, the social worker called home and talked with Alex. Before he could say anything (he didn't know what was the call about), the social worker started screaming and celebrating. He called to tell us that his boss approved our case and that we are officially in the waiting list. Yeahahhahahahh!
Now it's a matter of waiting for a child who needs parents to come across our lives.

A big kiss to everybody and thanks for your support.

Monday, April 12, 2010

Llevarl@ o no, en la panza...

Los otros días escuchaba la noticia sobre el primer trasplante realizado a una mujer que estaba en el cuarto mes de embarazo; salió todo perfecto: la mamá y el bebe, que en actualidad ya tiene dos añitos, estaban en muy buenas condiciones. Pero por sobre lo impresionante del riesgo de la intervención y lo increíble de como la ciencia avanza, por suerte, día a día, lo que me quedo dando vueltas en la cabeza fue cierto comentario que hacían en la nota....la mamá, en los momentos más críticos, despertaba entre doctores y estudios médicos y solo preguntaba por su bebe.... la respuesta siempre fue positiva: ''...está bien...'' a lo cual le seguía una sensación de alivio, cerraba los ojos y volvía entregarse a ese huracán de estudios, gente y corridas.
Por otro lado, en mi trabajo, por el cual pasan muchos clientes todo el día, hay una mujer que me despierta ternura. Tratando de verla en otra situación creo que sería muy atractiva, con esos ojos color celeste... clarísimos. Tiene problemas mentales y vive en la calle. Puede sacar una sonrisa en la manera que se viste, combina todo a su peculiar gusto y en la cabeza lleva un muestrario de accesorios sujetando su corto cabello rubio. No descuida ni un segundo el carro de mercado que empuja todo el tiempo, lleno de bolsas y vaya a saber que tesoros ocultos entre mantas y ropa vieja. Pero sobre todo ese mundo de secretos lleva sentados una innumerable cantidad de ositos...de todos colores y tamaños. Todos vestidos con ropa de bebe, pantaloncitos...camisetas...y coloridos gorritos en sus cabezas. Cuando por alguna razón no puede estar con el carro, no le alcanzan los brazos para sujetar a todos sus bebes...porque no hay duda que lo son.... recuerdo una vez en que entro a la oficina y como no podía con todos ellos, sentó a algunos en el escritorio y me pidió que se los cuidara: o si entra al baño... ahí va con todos detrás de ella. Jamás los apoya en el piso... pone una manta para ponerlos bonitos... los cambia, los limpia.

Sé que es importante llevar a un hijo en la panza, como mi mamá lo hizo conmigo. Como todas las mamás lo hicieron con nosotros. Y debe de ser indescriptible e impagable la experiencia de sentir como dentro de uno hay una vida que crece, que se mueve, que se despereza aburrido... mientras que espera salir de esa panza para ver que pasa ahí afuera.
Pero también sé, aunque no se tenga esa suerte, que se puede desear mucho y ser un buen padre, porque en cada uno de nuestros casos, en medio de una situación difícil o inclusive perdido en la locura, muchas veces se puede ver lo importante que es para un ser humano, no importa el sexo, la edad o posición social, poder ver reflejado en un pequeño cuerpito nuestros ojos, nuestra sonrisa, nuestras manos, nuestra experiencia... aunque no haya crecido dentro nuestro.
Porque todo pasa por esa devoción, esas ganas, esa necesidad de saber que con ellos va un poquito o mucho de nosotros... y lo importante es verlos crecer y crecer también nosotros junto a ellos, dejarlos que se equivoquen y equivocarnos nosotros también. Dejar pasar el tiempo, y verlos hombres y mujeres felices, que nos hagan recordar a nosotros mismos en otras épocas. Y dejar que ese tiempo revierta los papeles y ellos sean los que nos reten, cuiden y se rían de nuestras descabelladas ocurrencias, viéndose ellos reflejados en nuestros ojos, en nuestras sonrisas, en nuestras manos... porque en realidad no importa cuán difícil fue el parto o de donde vino, lo importante es que llegaron a nosotros, que los estábamos esperando... y que de alguna manera ellos nos estaban buscando.

Ale

Tuesday, March 30, 2010

Como Estamos/How We Are

Se estarán preguntando - y lo digo porque muchos nos mandan mensajes - como andan las cosas. Andan, para nuestro gusto demasiado tranquilas.
Ayer Ale no aguanto y llamo a nuestro trabajador social. Pasa que terminamos con todos los trámites y entrevistas a mediados de Enero, cuando empecé con el blog.
Según el trabajador social iba a tomar unos 10 días hasta que se aprobara el caso (entre que él lo terminaba de escribir, lo mandaba a su jefa, y esta lo aprobaba) y nos mandaran la carta que nos decía que estábamos oficialmente en la lista de espera.
Ya pasaron dos meses y medio y nuestra paciencia se acorta. Es que pensamos que si tardan tanto para esto, en la lista de espera vamos a estar "forever."
Bueno, les resumo lo que Ale hablo. El trabajador social pensó en principio que la llamada era para decirle que habíamos recibido la carta. Ale le explico la razón y él dijo que el hecho de apurar la cosa estaba fuera de su alcance. Entonces Ale le dijo que algo debía de haber para hacer, que nosotros podamos hacer para saber en que anda el trámite.
Lo que él hizo fue escribir un email a su jefa y preguntarle por el caso.
Lo hizo y nos llamo a la hora. Sucede, según él, que la jefa estaba en medio de nuestro reporte cuando una madre del foster system mato a su hijo (creo que una madre de crianza) y se pudrió todo. No fue en el grupo de ellos, pero revoloteo todo el sistema. Sacaron a unos cuantos jefes y trabajadores sociales y les pasaron un montón de casos al grupo al que pertenecemos. Como se imaginaran, el problema que tienen ahora era más urgente que lo nuestro. Pero prometió que terminaría nuestro caso lo antes posible.
Bueno, veremos cuanto tiempo será. Al menos sabemos algo y no estamos en ascuas. Peor que esperar, es no saber nada.


English Version
You must be wondering - and I say it due to all the messages I received – how things are going with the process. They are, at least to us, to quiet.
Yesterday Alex could not hold it anymore and called our social worker. What happens is that we finished with all the paperwork and the interviews at the middle of January, when I started the blog.
According to the social worker, it was going to take around 10 days for the case to be approved – between he finished writing the case, it was sent to his boss, and she signed it – and for us to receive the letter that would tell us that we were officially on the waiting list.
It’s been two months and a half and our patience is scarce at this point. Our thinking is that if it takes so long for the case to be signed (he said that everything was perfect), we are going to be in the waiting list forever.
So, I am going to sum up what Alex talked with the social worker for you. The social worker thought at the beginning that Alex’s call was to tell him that we had received the letter. Alex told him the real reason of the call; the guy said that at this point he could do nothing because the case was in his boss’ desk. Then Alex asked him that there should be something we could do to know how things are going.
So the social worker wrote an email to his boss to ask her about our case.
He called us an hour later. What happened is, according to him, that his boss was reading the report when the death of child in the foster system (I think the foster mother kill him) came up. Everything changed because people under that department were removed and a lot of work fell on the boss’ desk. Even though nobody in her department was involved in the case at the beginning, now they had a new case, and a very sensitive one. As you can imagine, that case was much more urgent than ours. However, she promised she would continue reading ours as soon as possible.
Well, we’ll see how long is going to take. At least now we know something. Worst than waiting is not knowing anything.

Thursday, March 11, 2010

La Historia de Ale/ Alex's Story

Después de mi último posting, Ale se puso a escribir su visión de su historia con sus padres. Me pareció una excelente idea. Aquí la compartimos con ustedes.

"Puedo contar mi historia en dos partes (como cualquier otro) una lo que me contaron y la otra lo que recuerdo
Antes de los años ’60 se casaban un flaco muchacho enamorado de las torneadas piernas de una jovencita y la dueña de esas piernas, tuvieron que esperar más de tres años hasta que decidí aparecer, soy el primero de tres hermanos varones. Mamá Olga estaba aburrida en el tercer piso de la maternidad y por hacerle una broma a papá Víctor se escondió en el placad… así fui conocido después de nacer… el bebe del placad… ¿qué irónico verdad?.

Crecimos en una casita de madera con un jardín muy grande. Cazábamos lagartijas con mi hermano Marcelo, tres años menor que yo, y con el cual nos peleábamos todo el tiempo… y mamá separándonos para que no nos matáramos…
No había lujos pero nunca faltaba nada, por sobretodo mucho cuidado y amor. En ese tiempo a papá no lo veíamos muy seguido, trabajaba todo el tiempo. Mamá muchas veces fue papá, nos consentía pero ponía las reglas… con una mirada lo decía todo, esos ojos grandes hablaban.
Las vacaciones no existían, no sobraba el dinero. Pero estaban los abuelos maternos con los que pasábamos tiempos increíbles. Acampábamos en la playa todos los años, nos ensuciábamos, prendíamos fuego! Con ellos hacíamos todo lo que un chico quiere hacer. Hasta nos escapábamos de casa para estar con ellos.
Con los abuelos paternos fue distinto… abuelo policía y abuela católica extrema… no queríamos ir ni a la fuerza…
Mi niñez fue linda, corridas bajo el limonero, cumpleaños con dibujos de Anteojito y Antifaz pegados en las paredes, navidades llenas de cartas para Papa Noel, mucho pasto y agua para los camellos de los Reyes magos y carnavales con bombitas de agua…

La adolescencia fue dura y relajada a la vez. Teníamos que, ante la constante insistencia de mamá, compartir casi todo lo que nos pasaba, confieso que si bien para esa edad no es muy común, no nos resultaba difícil, siempre fueron muy abiertos. Ya no había problemas de dinero y a papá lo veíamos a diario… estaba bueno. Acá aparece Diego mi hermano menor, al que le cambiaba los pañales y el mismo que me decía que quería ser alto y fuerte como yo… como me reía con eso! Hasta hoy la relación es de admiración y cuidado mutuo.

En la escuela no era el más guapo ni el más inteligente pero fui uno de los gimnastas de cada fin de año, me hacia conocer… me gustaba la chica más linda pero mis compañeros se burlaban de mi… creo que veían algo que yo no…
Pasaban mis 20 años, mezcla de novias y escapadas a Experiment o Area (discos gay del Bs As del ’83).Llego mi “primer amor” de mano de un muchacho, después de un tiempo todo se acabo y dio paso, casi sin querer, a mi “gran amor”… junto al que hoy cuento 21 años, no todo fue de color rosa, claro. Pero muy seguro que es lo mejor que me paso en la vida.
No fue fácil pero tampoco imposible, tanto mamá como papá respetaron a Pablo, con ella parecían amigos de años, hablando y bromeando todo el tiempo… papá reía. Lo adoptaron y hoy es un hijo más. Y siento que el también los adopto a ellos… sé que no se equivocaron.
Tuve la suerte de no tener que buscar padres por otro lado, con aciertos y errores siempre estuvieron ahí, lo que hace que valore mas la palabra padre… gracias a ellos creo que voy a lograrlo… digo… ser un buen padre… o por lo menos tratare de darle a ‘’alguiencito’’ los mismos recuerdos que hoy llevo en mi mochila."

English Version
After my last posting, Alex started writing about his own personal experience with his parents. I thought it was a great idea. We want to share it with you.

“I can tell my story in two ways (like anybody else): as it was told to me and as I remember.


Right before 1969, a thin guy fascinated with a pair of beautiful legs and a young lady got married. They had to wait for more than three years until I decided to appear. I am the first of three boys. Mama Olga was bored in the third floor of the maternity hospital so she decided, as a practical joke for Victor, to hide inside of the room wardrobe… that’s the way I was known after I was born…the baby in the closet… Ironic, isn’t it?

We were raised in a little prefabricated house with a huge garden. My brother Marcelo, three years younger that me, and I hunted for little wall wizards. We use to fight all the time… and mama was always separating us to avoid us from killing each other.
We were not rich but we had everything we needed. Most of all there was a lot of love. In those days, we did not see dad that much because he was always working. Mom played many times the dad role: she spoiled us but always putting the limits. She could say a lot with her eyes… those huge eyes seemed to talk.
We did not have vacations because we were always short on money. But we would spend a wonderful time with my maternal grandparents. We use to go camping to the beach every year: we got dirty, we played with matches. We would do with them everything a child wants to do. We would even run away from home to go to their house.
It was different with my paternal grandparents. He was a policeman (not always a compliment in Argentina) and she was a very devoted Catholic. We did not want to go to visit them ever.
My childhood was nice: running under the lemon trees, celebrating birthdays with comic figures standing on the walls, writing a lot of letters for Santa on Christmas, collecting grass for the camels of the wise men, and filling up balloons with water for the carnival days.

The teenage years were tough and relaxed at the same time. We had, due to my mother’s insistence, to share our experiences with them. I must confess that even if at that age is not very common, it was not that difficult; they were always very open. Money was not a problem anymore so we could see dad daily… very nice. Diego, my younger brother, was born then. I remember myself changing his diapers. He used to tell that he wanted to be tall and strong like me… He made me laugh. We still have a great relationship of mutual admiration.
I was not the most handsome guy in school neither the most intelligent but I used to be one of the sporty guys at the end of the year celebrations. I was well known. I always liked the most beautiful girl but my school mates also made fun of me. I think they could see something I couldn’t.
In my 20s, I had girlfriends and escapes to gay bars. And I found my first love in 83’. It ended and without looking for it, I found my big love… we have been together for 21 years. It wasn’t all roses, of course. But I am sure that he is the best it has happened to me.

It was not easy but either impossible. My mom as well as my dad respected Pablo. My mom and Pablo seemed to have known each other for years, always talking and making jokes…dad would laugh. They adopted him and today he is another son. I also feel that he adopted them too… they did not make a mistake.
I was lucky for not having to look for parents somewhere else. With mistakes and wisdom, they were always there, which makes me value more the word dad. Thanks to them I believe I am going to be a good one… I think. Or at least I am going to try to give the little one the same memories I carry today with me.”

Sunday, March 7, 2010

Padre Biologico o Padre Adoptivo/ Biological or Adoptive Father

“Nacer de un hombre y una mujer no basta para ser hijo o hija de ese hombre o esa mujer. Traer al mundo un niño tampoco confiere el estatus de padre o madre. La transformación de un pequeño ser humano en adulto, a través de actividades repetidas de crianza, y aprendizaje relativo a la identidad y a la habilidad, actividades que pueden ser acometidas por una o varias personas, […] a diferencia de la producción física del niño, se desarrollan a largo plazo y transmiten al niño la dimensión del tiempo. El niño se vincula a todas las personas que constituyen su identidad y que inciden en su transformación en adulto, y para todas ellas el niño es el punto de encuentro y el nexo que las relaciona.” Anne Cadoret, etnóloga e investigadora francesa.

Tengo que buscar la cita exacta de una frase que uno de ustedes me mando, pero era algo como que es fácil hacer un hijo, pero que no es lo mismo que ser padre. También decía que en algún punto todos somos padres adoptivos porque decidimos querer y proteger a esa personita nueva que no conocemos; y no todos los padre biológicos deciden adoptar y brindar estas cosas a sus hijos.

Me pareció muy interesante, como para pensarlo, y lo metí en mi vida.

Mi mama biológica fue siempre mi mamá. Siempre estuvo ahí. Tengo recuerdos de ella haciendo la comida para y con nosotros, saliendo de compras, viniendo a la escuela, llevándonos a la plaza, el zoológico, a lo de la familia o a andar en bicicleta. Siempre tuvo que hacer equilibrio porque el dinero era escaso. Comimos polenta (¿maíz molido?) o fideos con manteca (espagueti con mantequilla) por largos periodos porque no había con que comprar carne (de res, esencial en la dieta argentina de aquellos días). Hubo navidades en que lo único que recibíamos era un par de medias – muy decepcionante para un chico de 8/9 años, más cuando tus primos o amigos tenían “miles” de regalos.


Pero mi mamá siempre nos explico, en su manera simple de hablar, como eran las cosas. Hablaba mucho con nosotros. Y ninguna de esas carencias hacen que tenga malos recuerdos porque mi mamá hizo todo lo que pudo para que seamos felices, y lo fuimos.
Todo cambio cuando entre en la adolescencia: me volví rebelde de la peor manera y empecé a sentir “odio” por la mayoría de la gente. En realidad, mi autoestima estaba en el piso. Y mi vieja sufrió conmigo muchísimo - al igual que mi viejo.
Pero el tiempo sana (al menos en mi caso) y empecé a revalorizar a mi mamá como adulto. Ella tuvo una madre que fue muy difícil y le jodio la vida a sus cuatro hijas hasta que falleció el año pasado. Desde hace tiempo podemos hablar y contarnos nuestras cosas.
Mi mamá adora a Ale – tienen una relación magnifica - y está muy entusiasmada con ser abuela.

Mi papá biológico no siempre fue mi papá. El no siempre estuvo ahí. No puedo decir que siempre se borro porque no estaría diciendo toda la verdad – siempre trato de que no nos falte comida, cada noche volvía a casa, las fiestas las pasábamos juntos – pero no tengo los mismos recuerdos que con mi mamá. Era un tipo maravilloso y nosotros lo adorábamos, pero le c
ostó; quizás se caso muy joven y no era lo que quería en su vida, no sé.

Mi viejo era muy pegado a su familia: un excelente hijo y hermano.
Y el día que dejo de ser hijo, se convirtió en padre. Cuando mi abuelo primero y un año después mi abuela fallecieron (personas a las que yo adoraba y eran la medula de la familia), mi papá estuvo absolutamente perdido, como que se le termino el mundo. Pero las cosas horribles a veces traen cosas positivas: mi papá se volcó hacia nosotros con todo el alma. Yo tendría 20-21 años y ya estaba con Ale.

Mi papá murió cuando yo tenía 27 años, en 1996. Pero en esos años, en los años en que se volcó a nosotros, recuperamos el tiempo perdido con creces: me sentí hijo cada día que estábamos juntos, cada vez que me llamaba, cuando nos confiábamos cosas, cuando lo veía como lo quería a Ale y lo bien que se llevaban juntos, y en tantas otras cosas.

Me encantaría que mis hijos pudieran conocer a mi papá, pero no le puedo pedir más a la vida. Lo he tenido en la mía.

Siempre viví con mis padres biológicos. Mi mamá me adopto al nacer; mi papá lo hizo mucho mas tarde; pero ambos me ayudaron a ser quien soy: un tipo feliz.



English Version
"Being born of a man and a woman is not enough to be son or daughter of this man or that woman. Neither bringing a child into the world confers the status of father or mother. The transformation of a small human being into adult through repeated nursing activities, and from learning what’s related to the identity and ability, activities that can be taken by one or more persons, [...] learning activities as opposed to the physical production of the child, develop in a long period and transmit the child the dimension of time. The child links to all persons constituting its identity and affecting its transformation into an adult to and for all of them the child is the meeting point and the link that relates." Anne Cadoret, French researcher and Ethnologist

I have to find the exact quote from a phrase that one of you sent me; it was something like it is easy to make a son, but which is not the same as being a father. Also it said that we at some point all are adoptive parents because we decide to love and protect that new little person, whom we do not know; and not all biological parents decide to adopt and deliver these things to their children.

I thought it was very interesting to think about it, and put it in my own life.

My biological mother has always being my mom. She has always been there. I have memories of her making food for and with us, going shopping, coming to school, taking us to the park, the Zoo, to visit family or bicycling. She always had to balance the budget because the money was scarce. We ate polenta (ground corn?) or macaroni and cheese for long periods of time because there was not enough money for meat (beef, essential in the Argentine diet of those days). There were Christmases in which the only thing we received was a pair of socks - very disappointing for an 8/9 year-old boy, more when your cousins or friends received "thousands" of gifts.

But my mom always explained, in her simple way of talking, how things were. She used to speak with us a lot. And none of those shortcomings bring any bad memories because my mom did everything she could for us to be happy, and we were.

Everything changed in my teenage years: I became a rebel in the worst possible way and I started to "hate" most people. Actually, my self-esteem was on the floor. And my mom suffered with me a lot – as my dad.

But time cures everything (at least in my case) and I started to re-evaluate my mom when I got older. She had a mother who was very difficult and who made her four daughters’ lives miserable until she died last year. My mom and I can now speak and tell us our stuff all the time.
My mom loves Ale – they have a wonderful relationship – and she is very excited with becoming a grandmother.

My biological father has not always been my dad. He was not always there. I cannot say that he did not take care of us because it would be not telling the truth – he was always sure we had food, every night came home, we spend parties together - but I do not have the same memories as with my mom. He was a wonderful guy and we adored him, but it was hard for him; perhaps he got marry too young and it not was what he wanted in life, I do not know.

My dad was very close to his family: a great son and brother. And the day that he stopped being a son, he became a father. When first my grandfather and a year later my grandmother died (people that I adored and who were the marrow of the family), my dad was absolutely lost, as if it was the end of the world. But horrible things sometimes bring positive things: my dad turned towards us with all his soul. I was 20-21 year-old and was already with Ale.

My father died when I was 27 years old, in 1996. But in those years, in the years he turned to us, we recover the time we had lost “with interest”: I felt his son each day we were together, whenever he called me, when we confided in each other, every time I noticed how much he loved Alex and how well they got along, among many other things.
I'd love if my children could enjoy my dad, but I cannot ask for more in life. I had him in my own.

I always lived with my biologic parents. My mom adopted me when I was a newborn; my dad did it way after. But the both of them helped me be who I am today: a very happy person.