Wednesday, August 26, 2015

Disfrutando de la Inestable Rutina

Y los días pasan y nosotros disfrutamos cada uno de ellos.

Oli ya esta cerca de cumplir 4 y Luca tiene 8 meses. Los dos están hermosos.


Les cuento que Luca es un amor, pura sonrisa, y que adora a su "hermano" mayor. Lo mira como a un ídolo y le festeja todas las payasadas que Oli se esmera en crear para hacerlo reír. Temo que son una dupla que se las traerá.
Oli lo cuida con mucho amor tanto que casi cada día nos pregunta, "Es Luca ya mi hermano?"


Y el bebe ya no lo es tanto porque esta enorme y gatea y toca todo. Es muy curioso.

Ayer tuvimos corte por Luca y estuve presente. Dentro de dos meses nos reuniremos de nuevo para que la jueza decida que hará. Todo apunta a que terminara los derechos de reunificacion (con su primer familia). Si esto ocurre, quedara terminar con la patria potestad y así entrar en la etapa de la adopción en si. Pero mejor no adelantarse.

Por ahora, a seguir disfrutando de lo que hay que es mucho y de la bella relación que nuestros hijos están creando.
Brindo por ello.

Thursday, March 12, 2015

Cambiando la Mirada



Solía ponerme de espaldas y juzgar; levantar el dedo y repetir mi canción, de falsa moral, que solo servía para hacerme quedar bien,  a mí. Todo resulta más fácil cuando deshumanizamos al otro porque así lo criticamos sin culpa.
Pero en algún momento dejó de servirme, empezó a provocarme lo contrario de lo que buscaba y mi mirada cambió. ¿Sera aquello que llaman aprendizaje, será evolucionar, o será algo más?
Nunca conocimos a los padres de Oli ni a ningún familiar, pero ojala que alguna vez los encontremos, especialmente si él nos lo pide.
Conocí a los padres de Matteo y a su abuela. Conozco a la mamá y algunos familiares de Luca. Por suerte.
Ahora puedo estar seguro de que ninguno de ellos nació de algo horrible, sino de mujeres, de sus madres, que si, que se equivocaron, y en sus equivocaciones perjudicaron a otros, especialmente a sus hijos. Pero yo no soy quien para juzgarlas.
La madre de Matteo nunca tuvo la oportunidad de recuperarlo. Por eso el bebe se fue a vivir con su papá y su abuela materna.  Ella se equivoco mucho, muchas veces. Pero yo sé que aun así lo amaba. Porque los problemas que haya tenido no tienen nada que ver con sus sentimientos hacia su hijo. Y qué mejor que que el poco rato que ella pudo compartir con Matteo fueran momentos de placer entre madre e hijo.
Cuando Matteo se fue y conocí a su abuela y a su padre, supe que mi ‘hijo’ se fue a vivir con gente, con quienes querían tenerlo y criarlo; no se iba con fantasías de personas horribles. Eran personas concretas, como yo.

Y aun en casos (los cuales no hemos tenido, al menos hasta ahora) donde han ocurrido cosas muy terribles, cosas inimaginables, tengo que entender que esos niños no han nacido de monstruos, aunque sus acciones hayan sido monstruosas. ¿Porque? Porque esos niños están conectados, aunque sea, biológicamente con sus familias y juzgar a unos es juzgar a los otros. ¿Que creen que pensaran esos niños de sí mismos si nosotros manifestamos la poca humanidad de sus progenitores?
 Por supuesto nuestros hijos siempre tienen que conocer la verdad, su historia, por fea que sea o nos parezca. Porque les pertenece. Podemos compartir lo que sabemos, dependiendo de la edad, pero sin exagerar, sin apuntar con el dedo, acompañándolos en su dolor por aceptar su pasado y lo que han perdido. Nuestro deber es acompañar, lo cual es mucho.
Aunque a muchos de nosotros, los padres adoptivos, nos sirva el “padre/madre es aquel que cria,” nos debemos una mirada humilde para entender que aquellos también fueron padres/madres, que si, por el motivo que sea, no los han criado y gracias a eso (suene bien o suene mal) hoy somos nosotros quienes aman a esos niños.
 Yo personalmente no soy mejor padre, no los amo mas a mis hijos, ni pierdo un céntimo del amor de mis hijos por humanizar a sus primeros padres, por entender que mis niños son parte fundamental de ellos.

Tuesday, January 27, 2015

Si Nuestra Noche Buena Fue Hermosa, Ni Les Cuento el Comienzo del Año

Y volvió a suceder. Y nos volvimos a entusiasmar. Y otra vez estamos enamorados

Después de un largo mes y medio desde la ida de Teo y de dos niños que obviamente no eran para nosotros, el 24 de diciembre me llama una de nuestras trabajadoras sociales para contarnos de un bebe que había nacido el 19.
Después de hacer las preguntas para tener toda la información posible (la cual no era mucha) lo llamo a Ale y le cuento. Como siempre las dudas, los miedos y el saber si era lo correcto se aparecieron en nuestro dialogo. Pero al rato, ya estábamos seguros de nuestra respuesta.

Lo conocimos unos días después cuando nos permitieron ir al hospital. Teníamos dos nombres pero mas nos tiraba uno de ellos. Oli termino decidiendo: Luca se llama nuestro bebe.


Por seguridad, lo quisieron tener unos días en observación, y el 1 de enero de 2015 los tres lo fuimos a buscar.
Yo subí a firmar los papeles y Ale se quedo abajo con Oli porque no dejan entrar chicos tan pequeños. Cuando bajo, Ale me estaba esperando con el coche en la calle. Me asomo a la ventana para que Oli lo vea. Cuando ve el bebe, empieza a gritar de alegría y a reírse nerviosamente. Nos pide que se lo acerquemos y lo empieza a besar y a abrazar. Fue maravilloso.

Y nos fuimos a casa.

Luca es hermoso. Ya ha subido mucho de peso y tiene unos cachetes grandes para llenarlo de besos. Esta sano y es muy tranquilo, lo que hace que cuidarlo sea bien sencillo.

Por lo demás, es como siempre: hay que esperar. Pero mientras tanto, nosotros nos la disfrutamos de lo mejor, los cuatro, a pura felicidad.

Wednesday, November 19, 2014

Buena Vida, Mijo

Y hoy se nos fue Teo, así tan repentinamente como llego. Ayer nos avisaron y hoy en la mañana lo fuimos a llevar.

Ya sabíamos que sucedería - se los había contado en el posting anterior - pero hasta ayer todo estaba un poco en el aire. Yo intuí el viernes que esta seria la semana.

A Oli ya lo veníamos preparando desde hace un tiempo. "Sabes, el papá de Teo se esta poniendo bien y es muy probable que se junten dentro de poco." "No falta mucho para que Teo se vaya a vivir con su papá y su abuela." Y detrás venían sus preguntas descolgadas, cuando no estábamos hablando del tema. "Y porque Tecito [así él le decía] se tiene que ir?" Y le explicabamos, "te acordás que te contamos que lo íbamos a cuidar como nuestro hasta que el papá se pusiera bien?" "Si," decía Oli. "Bueno, ahora se puso bien y necesitan volver a estar juntos. Imaginate que papá y daddy se ponen enfermos y a vos te tiene que cuidar algun tío o tía o la abuela Isa. En cuanto nos pongamos bien vos querrías volver con nosotros que somos tus papas y tu familia, no?" "Si," fue su rotunda respuesta. Y creemos que esto se lo dejo bien claro y le dio mucha tranquilidad.
Por supuesto le aseguramos que lo iban a cuidar muy bien y que lo iban a hacer muy feliz.

Esta mañana, nos levantamos los cuatro tempranito, desayunamos y nos bañamos. Tanto anoche como el comienzo de este día fueron casi normal, casi rutina. Así debia ser.
Y partimos para la agencia, donde debíamos dejar al bebe.

Cuando al rato llegaron el papa y la abuela - a los que no conocíamos - la trabajadora social vino por Teo y nos pregunto si queríamos ir nosotros. Ale dijo que no, le dio un beso y comento que ya se había despedido antes.
Oli lo abrazo, le dio un beso enorme y le dijo, "Cuidate con tu papá y tu abuela." (Casi no aguantamos las lagrimas.) Yo me decidi a acompañarlo.

Ellos estaban debajo, esperándonos. Me saludaron muy amablemente. Les di detalles - en ingles al padre y en español a la abuela - de como tratarlo, como alimentarlo, de que cosas le gustan y lo calman en momentos de ansiedad. Les dimos una bolsa con cositas y ropa para Teo y les dije que tenían un bebe maravilloso, un bebe muy bueno, que lo cuidaran mucho. "Son muy afortunados."
Nos agradecieron por haberlo cuidado.

Y yo lo mire a Teo - a quien habia puesto en la sillita del coche - le toque la carita y le dije, "Adios papito."
El me miro, con esos ojazos imponentes, y me sonrió.

Creo que en ese momento los dos entendimos que nos estábamos soltando la mano pero que nunca dejaríamos de querernos.

Sunday, October 12, 2014

Buen Viaje

Tengo que contarles una noticia pero deben prometerme algo: lean todo el posting primero, hasta el final.

Teo regresa con su papá biológico. Si, eso es lo que ha recomendado la trabajadora social del bebe y lo que por consecuencia el juez ha ordenado. Ocurrirá en un mes o dos, o antes; no sabemos con exactitud. El padre tiene que terminar de arreglar algunas situaciones, que se monitorearan para que ocurran, así puede estar preparado para recibir a Teo.

No es necesario entrar en detalles ni ponernos a discutir si estamos de acuerdo. A mi no me sale entrar a buscar porqués ni excusas ni pretextos. Es lo que es.

Eso si, a Ale y a mi nos ha pegado muy de diferente manera.

Ale ha estado muy nervioso por momentos, bajoneado o enojado en otros. Por supuesto que lo entiendo. En un momento quería que sucedan las cosas ya y no esperar: que se lo lleven cuanto antes - ya sea el padre o quien sea. Hasta se lo planteo a nuestra trabajadora social. No quiere seguir trabajando y perder tiempo de encontrar a nuestro hijo verdadero, para "desperdiciar" nuestro amor sabiendo que se va (uno no deja de sentir al enterarse que se va a ir; no puede cerrar la puerta del cariño).

Yo, aunque no lo dije para no hacerlo sentir mal ni contradecirlo, no quería que se vaya ya. Quiero que se vaya cuando tenga que ser. Primero, para que no termine en la casa de alguien mas que su padre solo porque no pudimos esperar. Suficiente ha pasado con tan solo dos meses de vida. Y segundo, es que lo disfruto tanto que lo quiero conmigo; me encanta besarlo y hablarle y tocarlo. Ahora ha empezado a reconocernos y nos mira con atención. Abre sus ojos esperando que le charlemos.

Y no me duele saber que se ira.
Me dolerá cuando ocurra? Seguro, pero no andaré sufriendo por lo que pasara en el futuro. Nunca lo he hecho, no voy a empezar ahora.

Claro, nuestra preocupación común es Oli, porque esta enamorado de "su bebe." No queremos que sufra; no queremos que le perjudique de manera alguna. Por eso no hemos usado la palabra "hermano;" por eso nos tomaremos todo el tiempo para prepararlo; y por eso estamos buscando ayuda de quien sabe para hacerlo bien.

Matteo es hermoso y siento que ha sido un honor tenerlo en casa. Sé que el no se acordara de nosotros pero si sé - y es lo que vale - que nosotros siempre nos acordaremos de él, con orgullo, con cariño.
Espero que tenga una vida fabulosa y llena de felicidad.

Yo seré su padre hasta el ultimo minuto, cuando delegue la posta, porque si, porque nos hace bien.
De él he aprendido que puedo querer sin atarme y, sobre todo, que nuestros besos si ayudan a curar.

Buena Vida, m'hijo.


Monday, September 22, 2014

Siempre Es Mejor Que Sobren Corazones



Aunque nos caemos de sueño, estamos muy felices. 

Teo come, con suerte, cada dos horas – día y noche. A veces ni dos horas se aguanta. El pediatra nos dijo que es normal, que cuando los bebes –el caso de Teo – nacen tan pequeños tienen periodos de crecimiento rápido donde deben alimentarse continuamente. “Denle cuanto quiera,” nos aseguro, “es sano.”
Pero en lo demás, nos arreglamos muy bien. Oli está un poco rebelde, como era de esperar, y demuestra su amor por “el bebe” con mucha efusividad. 

Lo que resulta un poco movilizador es el hecho de la visitas. Al menos una vez a la semana por un par de horas, debemos ir a la agencia para que Teo este con sus progenitores, bueno, con su papá y mamá. Cuando llegamos, lo dejamos con la trabajadora social (y les damos lo que el bebe pueda llegar a necesitar) y ella lo cuida hasta que arriba su familia (y se queda con ellos porque debe haber alguien monitoreándolos). Nosotros preferimos no ser parte de la reunión así que nos sentamos en otro salón a jugar con Oli. No sé si es lo correcto pero creemos que sí, que les quitaríamos intimidad, que todos nos sentiríamos incómodos.  

Los he visto una vez cuando justo me di vuelta y pasaban caminando por el pasillo. Es una sensación rara el dejar a mi bebe para que este con alguien más, alguien totalmente desconocido. Pero son los padres y deben ser buena gente más allá de lo que sucedió (son gente ajena a mi vida no a la de Teo).

Hemos llegado a un punto con Ale – después de años de caminar el tema de la adopción - donde deseamos que Teo se quede con nosotros pero no a costa de que a sus padres les vaya mal. Esperamos que puedan hacer todo lo que se propongan y que quien deba decidir diga que es lo mejor para el bebe. Si se han equivocado o han hecho cosas que no debían, no soy yo quien para juzgarlos. Después de todo, son quienes le dieron vida a este pequeño del que nos estamos enamorando.
Si para nosotros ciertas situaciones son complicadas, no me imagino lo que debe ser para ellos. ¿Con quién está mi bebe? ¿Quienes son ellos? ¿Lo cuidan bien?


Cuando me imagino a esas personas desconocidas tocando, acariciando a mí Matteo, yo dejándolo en sus manos para alimentarlo y cambiarlo aunque tan solo sea por 2 horas, no puedo dejar de sentirme muy raro. Pero a la vez, que más quiero que lo traten bien, que lo besen, que le den ese cariño que no le han podido dar desde que nació. Y me imagino a su mamá pensando lo primero de nosotros. Y me aflojo.

Como ven, es mucho de confusiones, de sentimientos encontrados donde uno no sabe muy bien cómo debe actuar ni cómo debe sentirse. Es tratar de atravesar un mar de aguas agridulces. Pero lo hacemos a conciencia, con mucho amor, con paciencia, tratando de calzarnos los zapatos del otro con sencillez aunque el calzado del otro no sea nuestro talle. 

Ciertas situaciones en la vida nos hacen crecer humanamente; estoy seguro que esta nos está dando la oportunidad de ser mejores personas. Esta en nosotros el sacarle provecho.

Monday, August 25, 2014

Un Nuevo Empezar

El viernes 8 de agosto tuvimos nuestra inspección en la casa. La pasamos sin problemas. El martes de la siguiente semana por la mañana firmamos los papeles con la agencia. A partir de ese momento entrábamos en lista de espera.

Ese mismo 12 de agosto en la tarde, recibimos el llamado de nuestra trabajadora social y su supervisora. Pense por un momento que faltaba algo.
"Hay un bebe. Queremos saber si estarían interesados," dijo una de ellas.
Mi cabeza empezó a correr a la velocidad de la luz sin apenas moverse. No podia pensar correctamente.
"Que saben?" dije. Y me dieron toda la info que tenian.
Y empece a preguntar todo lo que me venia a la boca.
"Denme 5 minutos. Tengo que hablar con Ale."
"Claro. Llamame en cuanto decidan algo," dijo nuestra trabajadora social.
Y Ale estaba por ahí (porque trabajamos juntos). Y lo busque y por supuesto no se imaginaba con la que yo venia. Creo que se sintió igual que yo antes pero no pregunto porque le conté todo lo que sabia de una.
"Ya esta listo para que lo pasemos a buscar por el hospital," le comente.
"Vamos. Te parece?" mi dijo sonriendo, con sus ojos mojados.

Y los llame y les dije que si.










Por cuestiones burócratas y de tiempo, recién pudimos ir a buscarlo al mediodía siguiente.

Es tan chiquito. Es tan hermoso. Es tan perfecto y bello.

Y lo trajimos a casa donde estaba Oli. El ya sabia adonde íbamos así que no era sorpresa. Pero fue sorpresa la manera amorosa en que lo recibió, con el entusiasmo y cariño con que lo adopto. "El bebe" era suyo desde ese momento.

Le pusimos Matteo - Teo para los de la casa. Y le sienta muy bien el nombre.
Tenemos a Oli y Teo, a Teo y Oli.

Y la vida sigue ofreciéndonos amores.

PD: Matteo es nuestro hijo de crianza. Hay que esperar a ver como evoluciona el caso para saber si quedara en casa para siempre. Igual, mientras tanto, es nuestro hijo.